.

El tiempo del que dispones cada día es muy limitado. En cuanto empiezas el día ya sabes que tendrás que hacer un ciento de tareas que te impedirán disfrutar ni un minuto del día. ¡Eso debe cambiar! Si no tienes tiempo para ti es que estás haciendo algo mal. Te cuento mi experiencia personal por si te sirve de ayuda.

¿Eres de los que malgasta su tiempo siendo perezoso e indolente o lo exprimes al máximo? Si te englobas dentro de la primera categoría, hay varias cosas que deberías hacer para cambiar eso pero en este artículo voy a centrarme en aquellas personas que sí utilizan su tiempo de forma constructiva y no paran de pensar en cómo hacer para sacerle aún más partido.

Aprovechar el tiempo

Puede que pienses que tu vida está muy ocupada y que es imposible aprovechar tu tiempo más de lo que lo haces, pero de mi propia vida he sacado algunas ideas que demuestran que hay mucho por hacer.

Primero: Durante años he evitado hacer deporte. La verdad, es que lo tenía muy fácil, siempre he sido muy delgada y aunque no hiciese ejercício, estaba en mi peso ideal. Pero a medida que me he hecho mayor, me he dado cuenta que hay que tomarse más en serio el cuerpo. Ahora corro media hora tres veces en semana; media hora al final del día la encuentra cualquiera y te permite liberarte del estrés acumulado a lo largo de la jornada.

Sin embargo, reparé en que estaba empleando cinco horas al día haciendo cosas buenas por mi cuerpo, pero no estaba haciendo nada por mi mente. Así que decidí que, mientras corría por la calle, podía escuchar programas relacionados con mi trabajo en mi I-Pod. Aunque no te lo creas, hay docenas de programas de audio grabados sobre cualquier tema imaginable. Se llaman podcasts y si no estás muy puesta en la materia, seguro que tienes un familiar que sí te puede suscribir a algunos interesantes que van a enriquecer tus reatos de carrera. Además hay un extra (o al menos yo tengo esa sensación): como la sangre corre más rápido por mis venas, mi cerebro está más alerta y más preparado para crecer y aprender.

Segundo: suelo conducir bastante ya que en mi trabajo hay muchos clientes que requieren atención in situ y la mayoría de los desplazamientos los hago en coche. Para entretenerme solía escuchar música. Ahora estoy haciendo un curso de alemán que puede resultar muy interesante porque en mi zona hay una cantidad considerable de jubilados europeos y una buena porción de ellos son alemanes.

Tercero: antes tenía completamente mezclada la vida personal y familiar y trabajaba mucho desde mi casa. Hace ya casi unaño encontré dos personas más en una situación parecida y nos fuimos a una empresa de alquiler de oficinas en Valencia que nos buscó un despachito con sólo dos estancias pero que las tres llamamos “la oficina”. No tenemos ni teléfono fijo porque cada una trabaja con su móvil pero ya hasta recibimos algún cliente de vez en cuando y, las pocas veces que coincidimos allí, tenemos una oportunidad para charlar sobre nuestros trabajos con gente en nuestra misma situación.

Cuarto: Ésta última no es tanto de encontrar tiempo extra como de utilizarlo sabiamente. Me di cuenta que desperdiciaba cada día por la mañana, una hora o más, haciendo la planificación para el resto del día y revisando mis correos electrónicos. Creía que así tendría todo organizado para no perder ni un minuto, pero descubrí que estaba cometiendo el error más grande de todos.

¿Qué hice para cambiar eso?. Cambié dos cosas, la primera es que, ahora hago mi planificación la noche anterior escribiendo todo lo que quiero hacer al día siguiente. Lo mejor es que, como por la noche tu cerebro está trabajando inconscientemente en ello, al levantarte estás preparado para enfrentarte al día. La segunda es que ahora aprovecho la hora del almuerzo para mirar mi correo. Cinco minutos antes de la comida compruebo mis nuevos correos y envío los míos. Me sirve para distraerme y dejar la tarea terminada para poder comer tranquilo.

No importa lo eficiente que crees que eres, si revisas tu día te darás cuenta del tiempo que eres capaz de llegar a perder en cosas sin importancia. Remedia eso cuanto antes y conocerás la satiafacción de aprovechar tu tiempo al máximo.