.

Si está leyendo esto con interés, hay un 99,9% de probabilidades de que sea Ud. mujer. Son muy raros los casos en los que los hombres abandonan su carrera para cuidar de los hijos mientras la mujer se reincorpora al trabajo rápidamente. Puede que sea una realidad que conviniese plantearse (o no, según se mire) pero no por ello deja de ser la situación más habitual.

Madre trabajadora

Del mismo modo, los hijos crecen hasta que pasados unos pocos años, menos de los que nos creemos, ya se mueven autónomamente en el colegio y tienen su dia ocupado entre tareas escolares, comedor y las prolongaciones de jornada que ahora se llaman actividades extraescolares. No es extraño que los pequeños de cuatro años entren al colegio a las nueve de la mañana y salgan a las cinco de la tarde.

Y eso deja mucho tiempo libre. Demasiado como para desperdiciarlo.

Ahora bien, si ha tenido dos hijos (la media nacional), lleva Ud. seis años apartada del mundo laboral. Es posible hasta que su empresa no exista y si decide darse una vuelta, en seis años el personal de su departamento se haya renovado en sus cuatro quintas partes y sus productos, clientes y métodos de ventas ya no tienen nada que ver con lo que recuerda. Tiene que hacerse, por tanto, la gran pregunta: ¿y cómo demonios vuelvo a subirme al carro?

La respuesta está en dos palabras: autocrítica y formación.

La primera es esencial para ser competitivo siempre. Tiene Ud. que reconocer que lleva años fuera del mercado laboral y que sus habilidades ya no son las que eran ni están entrenadas y, además, tiene seis años más que cuando lo dejó. Le parecerá injusto (realmente lo es) pero si no lo admite acabrá en la cola del paro echándole la culpa a los políticos.

Una vez que ha analizado su situación, tiene que decidirse a volver a estar en la onda y eso sólo lo va a poder hacer mediante la formación y el networking.

La formación la puede volver a adquirir de muchas maneras; hoy existen alternativas online y offline para todos los gustos. Una búsqueda rápida en Internet le devolverá cientos de resultados de cursos cercanos a su actividad, desde conferencias online gratuitas de reputados expertos hasta cursos presenciales sobre habilidades comerciales.

El networking no consiste en lanzar curriculums al viento y esperar a que vengan las ofertas de empleo. Mäs bien todo lo contrario. Seamos realistas: cuatro de cada cinco contrataciones se hacen en base al conocimiento directo de la persona contratada y no a sus títulos académicos así que la mitad de su tiempo debe estar dedicado a conocer a las personas que hacen esas contrataciones. Luego, si hace falta, ya se entregará el curriculum.

Y, para terminar, tres notas.

  1. Desde el momento en que aspira a volver a tener un empleo, su trabajo consiste en buscar trabajo y debe dedicarse a ello en cuerpo y alma, trabajando ocho horas diarias en la formación y el networking. Si sólo dedica un par de horas a la semana, es decir, trabaja a tiempo parcial para buscar empleo, sus resultados serán parciales
  2. Si está evaluando la posibilidad de montar un negocio online y trabajar desde su casa, hable con alguien que ya lo haya hecho y se sorprenderá de lo difícil y la gran organización que requiere que es llegar a sobrevivir a base de vender en Internet. Que no le cuenten milongas, por cada caso de éxito, hay miles de historias de fracasos. Sea cauta.
  3. Todo lo dicho se entiende aplicable a los mortales corrientes. Si ha leído esto es porque Ud. no pertenece a la casta funcionarial que tiene todos los derechos, incluidas las reservas de plaza y las excedencias por las que todo esto no les afecta