.

En estos días, la tendencia es descubrir formas innovadoras para decorar interiores sin gastar demasiado dinero. En este artículo encontrará algunas ideas para alcanzar un estilo original para su casa con muy poco gasto.

Las paredes con frisos pintados son una forma elegante de cambiar el aspecto de una habitación. La forma más fácil de hacerlos es pintar dos líneas paralelas a la altura de los ojos o a unos 30cm. del suelo. El motivo para pintar a mano o con esténcil queda a su criterio (o al de los futuros ocupantes del cuarto). Por ejemplo, si se trata del dormitorio de los niños, puede embadurnar las manos de sus hijos con pintura y hacer que impriman sus huellas entre ambas líneas a intervalos regulares. Además de embellecer la decoración, sus niños disfrutarán muchísimo con la tarea. Otra idea es exponer los dibujos de los niños en las paredes de su cuarto. Verá cómo sus caritas se iluminan al ver sus obras de arte colgadas a la vista de todos.

Una opción interesante para el diseño de frisos es pintar usando frutas y verduras como plantilla. Manzanas, pimientos de Cayena e hibiscus, cortados a la mitad horizontalmente, mojados en pintura y estampados sobre las paredes, producen diseños florales instantáneos. Las judías verdes en su vaina se pueden usar para imprimir diseños de hojas delgadas. Ponga en marcha su imaginación para esculpir formas sobre patatas o zanahorias. Luego use estos tampones caseros para reproducir el diseño.

Otra excelente idea para dar un toque de diseño a sus paredes es utilizar viejos juguetes de los niños. Por ejemplo, coja un viejo coche o camión de juguete del cajón de juegos de los niños, sumerga las ruedas en pintura y hágalas rodar sobre la superficie de la pared, creando líneas paralelas; también puede desplazarlas en zig-zag para lograr un efecto más gracioso.

Para conseguir una verdadera obra de arte, pruebe la siguiente sugerencia: sumerja un cepillo de dientes en pintura. Sosténgalo cerca de la pared que quiere decorar. Suavemente, eche las cerdas hacia atrás con un dedo y suéltelas, de modo que produzcan un efecto de fino espray sobre la superficie. Antes de arriesgarse con la pared, en todos estos casos, practique el efecto sobre una hoja de papel.

La pintura con esponja es otro método muy económico para crear efectos especiales. Los diseños de esponja le permitirán personalizar el ambiente con un mínimo esfuerzo, coste y tiempo. Si ya ha decidido qué pared decorar, consiga algunas pinturas acrílicas baratas, una esponja… y mucho entusiasmo.

Si no puede comprar esponjas marinas, no se preocupe. Coja una esponja sintética común y arránquele algunos trocitos pellizcándola al azar para obtener un aspecto desparejo. Sumerja parcialmente la esponja en pintura, escúrrala un poco pasándola por un trozo de papel y aplíquela sobre la pared a intervalos regulares. Dé un paso atrás y observe su obra de arte antes de retocar el diseño. ¡Verá qué divertido!

Para lograr una mejor combinación en el diseño, puede pintar los muebles usando la misma técnica que ha aplicado en las paredes. Por ejemplo, si las paredes de su cocina tienen un diseño de hojas, puede usarlo también sobre los estantes, las mesas, la nevera y la caja del pan.

Antes de comenzar cualquiera de las tareas de decoración descritas, tome los siguientes cuidados:

  • Asegúrese de que la superficie a decorar esté limpia y seca.
  • Apoye sus utensilios (esponjas, pintura, trapos, trozos de papel o kleenex, esténciles, frutas o verduras, etc.) sobre hojas de periódico, así no tendrá que preocuparse por el suelo manchado cuando acabe el trabajo.
  • Use pinturas acrílicas en vez de las tradicionales para tampones con base oleosa. El acrílico es más brillante y fácil de limpiar.

Si su casa es de alquiler y el propietario no le permite pintarla a su gusto, aún así puede decorar las paredes con el motivo que le guste. He aquí la solución:

Usando cualquiera de los métodos descritos más arriba, pinte los motivos de su elección sobre sábanas baratas o sábanas viejas. Use pintura para telas de buena calidad. Deje secar completamente, luego corte los diseños y empápelos en una solución de almidón líquido y agua (2 tazas de almidón por cada taza de agua). Ahora “pegue” las figuras sobre la pared, en los sitios que desee. Cuando se canse de ellas o tenga que mudarse de casa, simplemente despréndalos de la pared, y… ¡aquí no ha pasado nada!