Vidas dependientes
 
Portada | Autoayuda | Bricolaje | Cocina y recetas | Decoración | Familia | Jardinería | Mascotas | Salud familiar | Noticias | Foros
 
   

Una vida bajo examen

 


Como mucha gente, fui criada y viví en el seno de una familia que creía que la botella y la co-dependencia eran mejores opciones que el "mundo real", que los problemas reales y que los hijos reales.

Así que aprendí a ser la "mujer camaleón", lista para cambiar y satisfacer los caprichos de todos, a sacar conclusiones escuchando una sola campana, a sentir miedo antes que desarrollar un pensamiento racional. Anhelaba ser alguien... algo especial. Buscaba el significado de ser yo, quería saber quien era, en qué creía. No supe... no pude... nunca tuve la libertad de aprender a explorar el mundo, de expresar mis opiniones y mis deseos. Éso habría sido horroroso para mi madre, para mi padre; habría significado negarlos, abandonarlos.

Mi madre vivía su vida a través de mí, y a través de mí mi padre encontraba consuelo. Me sentía confusa y atemorizada. El único sitio donde me sentía amada y cuidada era la escuela y durante la misa. Era allí donde quería transformarme en lo que deseaba ser: sacerdote. Me sentí abrumada cuando vi que no podría convertirme en mujer sacerdote. Estaba perdida.

En la búsqueda de mí misma, en mi necesidad de servir al pueblo de Dios, asistí a la universidad para convertirme en trabajadora social. Me casé con mi novio de la universidad, formamos una hermosa familia con dos hijos y dos hijas.

Durante mis primeros años de matrimonio, y de maternidad, trabajé a tiempo parcial con familias en crisis. Era un trabajo que exigía mucho y recompensaba poco. Descubrí que muchos de los problemas que atendía estaban causados por la forma en que las familias se veían a sí mismas y unos a otros: el problema era la atmósfera que creaban.

Por las experiencias de mi infancia, mi labor como trabajadora social y mi desilusión con la técnica STEP para padres (un programa de ayuda para familias problemáticas, con dificultades vinculares, donde familias con experiencia en el tema ayudan y aconsejan a otras; se sigue en algunos estados de USA.), aprendí cuán importante era para mí ser enteramente humana y más positiva y "proactiva", no dejar que el destino decidiera cómo debía actuar ante cada situación o permitir que el miedo me guiara como madre.

¿Por qué la decepción con el STEP? Creo que este programa, aunque tiene aspectos maravillosos, falla al tretar de ayudar a las familias a salir de sus hábitos destructivos. El énfasis se pone sobre el niño, no sobre el padre. La paternidad es una de las relaciones más profundas e intensas que tenemos en la vida. Mucho más intensa que nuestras relaciones con la gente que escogemos. La relación con nuestros hijos "nace" de nosotros. Muchos vemos a nuestros niños como extensiones de nosotros mismos, lo que muchas veces nos lleva a problemas de relación y paternidad. Muchas mujeres que creen haber resuelto sus problemas, descubren que la maternidad los trae otra vez a la superficie.

¿Qué es un padre proactivo? Es el que entiende que la paternidad es una actividad de relación, en la cual las reglas que gobiernan nuestras relaciones con los demás, también funcion an aquí, con el añadido de que en este caso, los padres son los que deciden. Un padre proactivo comprende que sus hijos son como esponjas que reaccionan igual que sus padres. Un padre proactivo comprende que la forma de empezar a ser el mejor padre es comprenderse a sí mismo tanto como sea posible.

A través de mis años de trabajo y de maternidad, me convencí de que muchos problemas tienen un fuerte aspecto espiritual: un sentimiento de inutilidad. Las mujeres a menudo sienten que pertenecen a los hombres, o sus experiencias infantiles les han hecho sentir que no valen, que son "perdedoras". Dada mi propia personalidad, mi experiencia y la comprensión de mí misma, busqué asesoramiento espiritual y creé un "ministerio para madres".

He aprendido que la vida es lo que UNO hace de ella y que hay reglas para jugar este juego. Me he convertido en una estudiante de la vida, y quiero pasar el examen con las mejores calificaciones.

Primer corte pelo

Temas anteriores
Tiempo con niños
Niños tímidos
Gente gruñona
Fiesta cumpleaños
Hijos crecen
Padres dinero
Lectura niños
Número 13
Vidas dependientes
Niños no amados
Nuevos artículos
Publicidad





Mauricio Luque Hola.

Me llamo Mauricio Luque y soy el responsable de que este witio web funcione.
Si tienes alguna queja o quieres hacer alguna propuesta o sugerencia, ponte en contacto conmigo a través de la página "Contactar" de este sitio web o a través de mi perfil en Facebook haciendo click aquí.
Gracias, por lo pronto, por visitar estas páginas.