Paciencia hijos
 
Portada | Autoayuda | Bricolaje | Cocina y recetas | Decoración | Familia | Jardinería | Mascotas | Salud familiar | Noticias | Foros
 
   

Pierda la paciencia, no los estribos

 


¿Cuándo fue la última vez que perdió la paciencia con sus hijos? Para responder ésto, ¿tiene que mirar el calendario o el minutero de su reloj?

El problema con los niños es que cuando usted ya ha aprendido lo que necesita para criarlos, ellos ya son casi adultos. Para el momento en que usted es lo suficientemente sabio, está demasiado cansado. Debo reconocer que el hecho de tener niños nos hace apreciar más a nuestros propios padres.

Una fuente común de conflictos entre padres e hijos es que no piensan del mismo modo, para consternación de los padres. Por ejemplo, a mí me gusta volver a colocar las cosas en su sitio, así puedo encontrarlas allí la próxima vez que las necesite. Mis hijos no parecen compartir esta tendencia. Cuando las cosas están fuera de lugar, fácilmente me pongo fuera de mí. Pero después de mucho ensayo y error, comprendí que no vale la pena elevar mi tensión sanguínea por una herramienta de 30 €. Ni tengo que dañar la autoestima de mis hijos (ahora que ésta es una palabra tan usada, apuesto a que ya la ha oído antes).

Una forma de disipar la furia que uno siente al ver sus pertenencias personales y sus herramientas dispersas por todo el jardín es pensar que, probablemente, ésta sea una muestra retroactiva de la justicia divina, proveniente de los tiempos en que uno mismo era niño y hacía exactamente las mismas cosas a sus padres.

Honestamente, es fácil perder los estribos. Para algunos más que para otros. Pero, ¿por qué será que quienes se salen de las casillas más rápidamente vuelven a ellas más fácilmente?

De hecho, perder los estribos es la cosa más contraproducente que usted puede hacer como padre. Es admitir que sus hijos están fuera de control. Pero en cualquier disputa entre la emoción y el sentido común, casi siempre gana la emoción. Tal vez su mejor jugada sea intentar otra solución cuando las cosas se ponen tensas, antes de ventilar su ira. Es más fácil mantener el control de su carácter que esperar a que se libere y luego tratar de recuperar el cauce. Una vez que uno ha pasado el punto sin retorno, es como saltar desde el tejado e intentar detenerse a mitad de camino del suelo. ¡Demasiado tarde!

Tratar con niños no es algo fácil. En caso de que piense lo contrario, sus hijos lo disuadirán sutilmente una y otra vez. Habrá momentos en que no sepa qué hacer, especialmente en cuestiones de disciplina. Desafortunadamente, los niños no vienen con manual de instrucciones. ¡Si lo hacen, usted no tiene tiempo de leerlo, de todos modos! Sin embargo, nuestros hijos necesitan que usted, como padre, los dirija. Y los instruya. Debido a la falta de tiempo, algunos padres se saltan la etapa de la instrucción y pasan directamente a la de castigo.

Lamentablemente, la disciplina es parte de la crianza de un niño, sin importar cómo se sienta usted al respecto. A ningún padre le agrada la idea de tener que disciplinar a sus hijos, y por éso generalmente lo aplazamos hasta que estamos a punto de perder el control. Y es en ése momento cuando precisamente más lo necesitamos. Para actuar en beneficio de nuestros hijos, tenemos que ser capaces de controlar nuestras emociones. No se avergüence si necesita tiempo para calmarse o para pedir ayuda.

Ahora, yo no pretendo ser una autoridad en la crianza de niños, pero he aprendido unas cuantas cosas de mi experiencia personal (o mejor dicho, de mis tribulaciones). De mis observaciones se desprende que criar a los niños es sinónimo de levantar la voz. ¡Por suerte, siempre hay algo o alguien cerca para ayudarlo, según afirma el último libro escrito por algún experto! Yo no estoy en contra de los expertos, pero ¿se ha dado cuenta de que no siempre coinciden sobre un determinado tema? Tal vez deberían reunirse y leer unos los libros de los otros. Así sólo tendríamos que leer uno. Confío en los libros como material de consulta e información, pero siempre deben ser interpretados en un contexto de sentido común. Después de todo, ¿quién conoce a nuestros hijos mejor que nosotros?

Las experiencias sobre la crianza de los hijos no necesariamente tienen que ser descritas en terminos técnicos ni requieren un grado universitario para comprenderlas. La verdad es que la última vez que pregunté, me informaron que no otorgaban diplomas por limpiar el suelo del baño después de que un hijo enfermo vomitara a las tres de la madrugada. Ni siquiera cuando uno tiene que estar en el trabajo a las 6:30 A.M ese mismo día. Si los dan, ¡entonces quiero el mío! No, nunca obtuve un diploma para colgar en la pared ni pude atravesar un escenario con una toga y uno de esos sombreros de tapa cuadrada.

En nuestro estado primordial, equilibramos nuestros sentimientos de frustración o ira golpeando contra lo que sea que los haya causado. Pero en la familia no hay enemigo a quien golpear. Así que, contra nuestros invisibles sentimientos de frustración, a veces inconscientemente escogemos a alguien visible como nuestro enemigo. Cuando ésto ocurre, nos sentimos reivindicados haciendo a nuestros hijos o nuestro cónyuge objeto de nuestro enojo. Esta reacción sólo exacerba una situación en la que otros dependen de que reaccionemos con madurez.

En resumen, debe corregir a sus hijos porque ellos lo necesitan, no porque usted está enfadado o ha perdido la paciencia. En vez de azotar a su cónyuge con su ira, busque su apoyo. En la arena del conflicto y la solución no hay enemigos, a menos que usted cree uno. Pero existe un consuelo. Al final, usted se iguala con sus hijos. Porque algún día ellos también tendrán hijos. Y será su turno para apreciar lo que usted hizo.

Primer corte pelo

Temas anteriores
Tiempo con niños
Niños tímidos
Gente gruñona
Fiesta cumpleaños
Hijos crecen
Padres dinero
Lectura niños
Número 13
Vidas dependientes
Niños no amados
Nuevos artículos
Publicidad





Mauricio Luque Hola.

Me llamo Mauricio Luque y soy el responsable de que este witio web funcione.
Si tienes alguna queja o quieres hacer alguna propuesta o sugerencia, ponte en contacto conmigo a través de la página "Contactar" de este sitio web o a través de mi perfil en Facebook haciendo click aquí.
Gracias, por lo pronto, por visitar estas páginas.