.
El llanto del bebé puede causar frustración y alarmar a los padres. Si usted no es capaz de calmar a su bebé, no olvide que todos los bebés lloran: el llanto es la forma en que se comunican. Un bebé “promedio” llora de dos a tres horas diarias. Como todos sabemos, no existe un bebé “promedio” y los padres ya tienen bastante con los cuidados elementales como para ponerse a contar cuántas horas llora el suyo por día.

¿Cuáles son las causas del llanto del bebé? Revisemos las “causas saludables”:


1. Hambre. El hambre es la causa más común del llanto. ¿Ha pasado más de una hora desde que alimentó al bebé? ¿Han pasado más de dos horas desde que lo amamantó? Puede que esté llorando por hambre. Un bebé necesita alimentarse con frecuencia, especialmente en las primeras semanas de vida.

2. Pañales mojados. Los pañales mojados son muy incómodos. Cámbielos y vea qué pasa.

3. Necesidad de contacto físico. Tal vez su bebé le esté pidiendo que lo abrace. Durante las primeras semanas de vida, sobre todo, el contacto físico es muy importante para el niño. Además, cogíendolo cuando llora, usted le está diciendo algo fundamental: “me importas”.

4. Gases. Después de comer es común que su bebé sufra dolores producidos por gases. Trate de ayudarlo a eructar. Un buen consejo es permitir que el bebé eructe varias veces mientras está comiendo y una vez más cuando ha acabado.

5. Demasiado frío o calor. Los bebés lloran también cuando tienen frío o calor. Compruebe si el suyo está cómodo con la temperatura y si es necesario quítele o póngale más ropa.

6. Aburrimiento. Si está aburrido, el bebé llorará. Juegue con él, dele otros juguetes, ponga música, cántele o lo que usted crea que puede estimular al niño.

7. Estrés. Si usted está estresada su bebé estará estresado. Una solución fácil sería no estresarse, pero como vivimos en el mundo real y ésto a veces no es posible, haga un esfuerzo por no transmitirle al bebé su estado: juegue con él, acarícielo, estimúlelo.

8. Entorno ruidoso. El mejor ejemplo de un entorno ruidoso es la reunión familiar alrededor del bebé, cuando todo el mundo quiere hablarle al mismo tiempo. Los grandes cambios en la rutina diaria también pueden producir los mismos síntomas. Solución: coja al bebé en brazos. Ya lo sé: teoría, teoría, teoría… es fácil sentirse frustrado cuando sus brazos se empiezan a cansar y usted no puede hacer otra cosa que coger al bebé.

Las ocho causas listadas más arriba normalmente ocasionan ocho variantes distintas de llanto. Tómese el trabajo de aprender estas variantes: ésto le facilitará las cosas cuando se presenten las dificultades. Otras maneras de calmar a su bebé son las siguientes: darle un masaje o un baño, acunarlo, poner una música suave, hacerle oír sonidos calmantes…