Secar la ropa

Consejos prácticos

Secar la ropa

El lavado de la ropa es una tarea que la mayor parte de las personas consideran importante. Abarca un extenso proceso que va desde que se introduce nuestra ropa en la lavadora, hasta que se encuentra colocada en el armario y lista para ser usada. Cómo es lógico, a todo el mundo le gusta tener su ropa limpia, pero también debemos de reconocer que la rutina que conlleva esta tarea del hogar no resulta agradable para la mayor parte de la gente. Y aunque, unas personas tienen más suerte que otras, nadie se salva de ello, y por desgracia, todavía no tenemos en casa un robot al que le demos la ropa sucia y nos la traiga lavada y planchada.

Una situación normal hoy en día es vivir en un piso. Todos hemos tenido que pasar por el dilema de buscar donde secar nuestra ropa para que esté lo mejor protegida posible, principalmente contra la lluvia. A muchos les es familiar el tener que ir corriendo a quitar su ropa del tendedero, por culpa del chaparrón que viene encima. Otros, menos afortunados, llegan a encontrar su ropa destrozada por cosas que los vecinos de los pisos superiores tiran (o se les caen).

Para solventar todos estos problemas hay una serie de ideas. Algunos optan por secar la ropa en el interior de sus casas, pero a nadie le sobra el sitio en ella, y además la humedad desprendida se acumula, perjudicando nuestra vivienda. También nos podemos decantar por la secadora, pero son aparatos caros, de alto gasto y que a veces pueden estropear la ropa.

Debemos pues, buscar soluciones de compromiso, hasta que el robot que nos lo haga todo perfectamente llegue; podremos así liberarnos un poco de la carga que puede llegar a ser el secado de ropa, de maneras económicas y eficientes, para poder dedicar nuestro tiempo a otros asuntos de mayor trascendencia.

Pasaremos ahora a exponer una serie de consejos que consideramos serán útiles y que nos servirán para mejorar el secado de ropa en nuestras casas:
  1. Intente secar la ropa en un sitio donde incida la luz solar y corra el aire. Es la solución más sana y ecológica, ya que la luz del sol elimina bacterias de nuestra ropa y no supone gasto alguno de energía.<(LI>
  2. No deje que el sol dé directamente sobre su ropa. Es un problema muy común y que puede causar que la ropa se decolore o se reseque. Procure taparla con un plástico traslúcido. Además de la polución que circula en el aire (en las ciudades principalmente) quedará en el plástico y no afectará a nuestra colada.
  3. Intente que los plásticos para proteger estén lo suficientemente separados de la ropa. Si coloca un plástico de esa manera puede hacer que el secado de la ropa se retarde ya que el aire no circulará apropiadamente entre ella.
  4. No seque su ropa en el interior de su casa. Además de ser menos saludable, es también perjudicial para nuestra casa. La ropa, mientras se seca, va desprendiendo humedad que se va acumulando en nuestras paredes y techos, formando zonas amarillentas e incluso, hongos.
  5. Si tiene secadora utilícela solo cuando sea necesario. Aún a pesar de ser un método aparentemente rápido y cómodo tiene muchas desventajas. Las principales vienen dadas por su elevado consumo y también por su maltrato de la ropa. Infórmese sobre que tejidos puede secar en ella y tenga en cuenta que tras varios secados su ropa se irá estropeando.


  6. ¿Quieres opinar sobre este tema? Visita nuestro Foro.