Bandeja bonsai, bandejas bonsai artificiales imitacion piedra

Bonsais

Construcción de bandejas artificiales

Fuente: Club Bonsai del Principado de Asturias

Una forma de hacer piedras para plantar Bosques o también un Bonsái grande. Hay muchos países donde es difícil encontrar tiestos para Bonsái, pero eso no es óbice para no poder disfrutar de la construcción de un bosque.
En Japón y supongo que también en lugares donde hay piedra volcánicas es más fácil hacerse con esta especie de tiestos, aunque parece que ya hace tiempo que las naturales están agotadas y se hacen copias con muy diferentes técnicas.
Se trata de aprovechar una característica de muchas rocas intrusivas y/o metamórficas. La disyunción en bolas. Por este proceso erosivo, algunas rocas de estos tipos producen piedras de forma mas o menos cóncava, que nos permiten usarlas como recipiente para un Bonsái y muy adecuadas para formaciones en grupo.

piedra1.jpg (13447 bytes) piedra2.jpg (7185 bytes) piedra3.jpg (15350 bytes) piedra4.jpg (6845 bytes)
En España ha surgido la costumbre de emplear para esto, las lajas de pizarras o esquistos de rocas muy antiguas (silúricas o cámbricas) las denominadas "pizarras de techar".  Pero estas lajas suelen ser completamente planas y no producen el efecto de contenedor de las piedras Kurama; quizás sea éste un detalle nimio, pero que se hace mucho notar.
Esto lo  contamos desde Asturias (España) y en este lugar los asomos  de rocas intrusivas (alguno hay) suelen ser fósiles de los que no podemos sacar ninguna "concha" de las que aparecen en las fotografías.
Se nos ocurrió hacerlas,  pensando en darle alguna aplicación a los finos producidos al cribar la grava volcánica (que traemos de Cataluña) para construir los substratos.
Desde otra parte,  la idea me parece que parte de Dan Barton o algún otro famoso Bonsai-man, no me acuerdo, y que perdone el autor si no lo cito, pero al que le damos las gracias desde aquí.
  1. Lo primero es encontrar los materiales.
  2. A continuación el sitio donde trabajar, sin que tu esposa, suegra y/u otros familiares o amigos te echen (lo digo por que el proceso dura algunos días).
  3. Lo tercero y más principal es tener una idea clara de lo que queremos hacer (puesto que lo que saldrá, puede parecerse o no)
Los materiales son:
Cemento común, del que usan los albañiles en la construcción.
Alambre de hierro, del que usan los encofradores para las vigas de hormigón, que no este oxidado ni tenga ninguna capa de protección, grasa o galvanizado.
Colorante para el cemento, el más común y que nos dará un color marrón es el llamado mazarron, pero se puede decir que existe cualquier color. (se compra en algunas ferreterías o almacenes de construcción)
Arido,  piedras clasificadas por el diámetro de sus partículas y de color lo más parecido posible al que queramos darle a nuestra piedra. El uso de grava volcánica roja o negra, además de tener un color muy indicado, tiene la particularidad de su ligereza, lo que aliviara mucho peso en las piedras grandes.
Herramientas como alicates, paleta, caldero y laminas de plástico; no están de más unos guantes y un mandil, para no manchar irremediablemente nuestra vestimenta.

Los pasos son:
  1. Diseñar la concha o tiesto que queremos hacer.
  2. Dibujarla en un papel y darle medidas.
  3. Construir el armazón de alambre.
  4. Hacer el molde macho de la "concha".
  5. Hacer la masa de hormigón coloreado.
  6. Fundir la "Concha"
Y ahora un ejemplo:

Vamos a intentar reproducir este tiesto o piedra:

piedra2.jpg (7185 bytes)

Lo medimos y lo escalamos al tamaño que queremos construir para nuestro bosque.

alambres1.jpg (21833 bytes)En el suelo o en un papel del tamaño adecuado dibujamos una figura en la que pintamos las curvas de nivel.
Como ese esqueleto hay que acabar haciéndolo con alambre, decidimos y pintamos donde estarán los hierros que lo sujetaran en su forma tridimensional.

reja.jpg (2836 bytes)Construimos cada curva de nivel con alambre de 2 mm de diámetro y también damos forma a los alambres (pintados de rojo en la figura) que servirán para dar la forma tridimensional de nuestra concha.

alambres2.jpg (2130 bytes)Realizamos ahora el montaje, atando cada cruce de alambres con el de 0,5 mm de diámetro que usan los encofradores para eso mismo, pues es muy dúctil.

Una vez construida la estructura, podremos deformarla, en cualquier sentido, si nos parece oportuno, pues quizás sea demasiado alta o demasiado redonda, etc...

alambres3.jpg (7208 bytes)Ahora y con alambres de los de atar (0,5 mm) vamos haciendo como una tela de araña, la cual reforzara mucho la estructura. Ya tenemos terminado el esqueleto de la concha.
Llega el momento de construir el molde macho que dará forma a su parte cóncava.
Dependiendo del tamaño de la concha haremos en el suelo o encima de una mesa un montón de arena, suficiente para ponerle como sombrero la estructura.
Haciendo movimientos vibratorios, clavaremos esta en la arena hasta que desaparezca.
A continuación, con un cepillo u otro artilugio, vamos eliminando la arena hasta que aparezca de nuevo toda la estructura apoyada en la arena.

reja1.jpg (23621 bytes)Al retirar ésta, habremos obtenido el negativo de la parte interna de la concha. Es conveniente hacer un reborde de arena todo a lo largo del borde de la concha, de esta manera cuando echemos el hormigón, no se nos derramara.
Ahora cubrimos nuestro molde con una lamina de plástico (funciona muy bien el de las bolsas de basura).
Situamos la estructura metálica sobre el molde , elevándola sobre él y en todos los puntos unos 8 ó 10 mm. Para ello colocamos algunas piedrecillas del mismo árido con que vamos a hacer el hormigón y en ellas apoyamos la estructura.
Es hora de preparar el hormigón con el árido que hayamos escogido, (nosotros recomendamos la grava volcánica) y cemento y colorante. La pastosidad de éste debe ser suficiente para que no resbale, pero también debe ser suficientemente ligero para que se introduzca entre todos los alambres y los ocluya completamente. Después de echarlo y con una paleta, le damos forma para que se acople lo mas perfectamente a la estructura, pero teniendo cuidado de que esta no aparezca.
En este punto podemos dar por terminada la obra en espera de que fragüe.

Pero nos queda dar una creíble rugosidad a la superficie externa que es la que se vera cuando la concha contenga un Bonsái.
Cuando el hormigón esta a medio fraguar, si lo regamos con un spray, es fácil que algo del cemento se lave y aparezca mas clara la superficie de los granos de árido. También con un cepillo o un peine u otro artilugio lo podemos rallar para imitar las líneas de estratificación,  u otras estructuras.
Una forma que nos ha dado buenos resultados es recubrirlo con grava volcánica (el deshecho de tamizar a 2 mm), tratando de que se incruste en el hormigón a paletadas. Una vez este fraguado, la mayor parte de esta grava se desprenderá, dejando la huella de su forma.

Nuevos artículos
Publicidad





Mauricio Luque Hola.

Me llamo Mauricio Luque y soy el responsable de que este witio web funcione.
Si tienes alguna queja o quieres hacer alguna propuesta o sugerencia, ponte en contacto conmigo a través de la página "Contactar" de este sitio web o a través de mi perfil en Facebook haciendo click aquí.
Gracias, por lo pronto, por visitar estas páginas.