.

Para los gatos, arañar es un acto necesario. Además de mantener sus uñas en forma, el estiramiento que implica un buen arañazo mantiene el lomo del animal fuerte y flexible. Por otra parte, cada vez que un gato rasguña una superficie, las glándulas odoríferas que se encuentran entre sus dedos dejan rastros de su olor para que otros gatos los encuentren. Así marca su territorio, incluso si se trata del salón de casa.

Pero el hecho de que el gato necesite afilar sus uñas no significa que tenga vía libre para destruir sus muebles. Con paciencia, flexibilidad y tiempo, usted puede “redirigir” los arañazos de su gato hacia un objeto adecuado. Para evitar que su mascota clave sus zarpas insistentemente en el sofá, deberá proporcionarle una pieza diseñada especialmente para ello.

Los “postes de arañar”, creados para este fin, se venden en distintos tamaños y texturas. Si su gato no quiere usar el que usted le ha comprado, observe qué materiales prefiere rasguñar. La mayoría de los gatos prefieren determinados materiales para clavar sus uñas. Los expertos desaconsejan comprar postes forrados de tela de alfombra, especialmente si usted tiene alfombras en su casa: el gato no comprenderá la diferencia entre ambos y rasguñará los dos.

Algunos gatos gustan de estirar todo el cuerpo cuando practican sus sesiones de arañazos. Otros sólo trabajan con los músculos de los hombros. Si su gato pertenece al primer grupo, tendrá que proporcionarle una superficie de arañado alta y resistente. No importa cuál sea su altura, asegúrese de que el poste o tabla sea firme. Si se cae mientras su gato está rasguñando, se asustará y no lo volverá a usar.

Otro factor importante es el sitio donde va a colocar la superficie para rasguñar. Si observa a su gato, verá que tiende a buscar un lugar para arañar que esté cerca de usted. Es por eso que muchos gatos estropean el sofá preferido de sus dueños. Están marcando su sofá como parte de su territorio, reclamando sus derechos sobre usted en caso de que entraran otros gatos en la casa. Si coloca el poste de arañar al lado de su sitio de descanso favorito, le permitirá a su gato realizar sus actividades sin molestarlo.

Recuerde también que toda la casa es territorio de su mascota. Por ese motivo es una buena idea colocar superficies para rasguñar diseminados por el hogar, especialmente en los sitios donde usted tiende a pasar largos ratos. Dormitorios, cocinas y cuartos de trabajo son lugares importantes para su gato porque es allí donde le encuentra a usted más a menudo.

Si su gato insiste en arañar los muebles en lugar de su poste o tabla, tendrá que reentrenarlo. Cuando lo sorprenda rasguñando el sitio equivocado, diga “no” en voz alta. Cójalo y llévelo hasta su poste de arañar. Algunos entendidos sugieren que, al llegar al poste, usted coja una pata de su gato con suavidad y simule rasguñar el sitio indicado, para darle la idea de lo que debe hacer. Si su gato ataca los muebles mientras usted no está, lo mejor será confinarlo a una habitación donde pueda vigilarlo. Asegúrese de ponerle comida, agua y una caja para los desechos, y, por supuesto, el poste de arañar. Cuando parezca que se ha habituado a usar sólo el poste, puede permitirle que recorra toda la casa otra vez.