Lumbago, dolor lumbar, espalda, tratamientos, remedios

Lumbago

Comprensión del dolor lumbar

(ARA) - Con la excepción del frío y de los síntomas de la gripe, los dolores de espalda causan que se hagan más visitas al médico que con cualquier otra condición médica. Aproximadamente 65 millones de estadounidenses sufren de dolor de espalda y aproximadamente 80 por ciento de la población en general experimentará alguna forma de dolor de espalda, por lo menos una vez en su vida. El dolor lumbar afecta a hombres y mujeres por igual y normalmente ocurre entre los 25 y 60 años de edad. El dolor lumbar es tan común que es la causa más frecuente de invalidez en personas menores de 45 años de edad, y es la quinta razón más frecuente de hospitalización en los Estados Unidos de América.

Existen muchos factores que contribuyen a que ocurra el dolor lumbar, incluyendo tensión o lesión, infecciones, artritis, inflamación o daños a los discos de la columna vertebral. Los discos son como “amortiguadores” esponjosos situados entre vértebra y vértebra de la columna vertebral. Los discos brindan flexibilidad para torcer, rotar y doblar el cuerpo, y actúan como “almohadillas” donde se asientan cada uno de los huesos individuales de la columna vertebral permitiendo a las personas caminar, correr, saltar y realizar todas las demás actividades normales sin crear fricción entre las vértebras. Cuando los discos se endurecen o empiezan a deteriorarse debido a la edad, una lesión o una enfermedad, las vértebras pueden presionar los nervios cercanos o el cordón de la médula espinal causando mucho dolor.

El dolor lumbar puede definirse de dos maneras: agudo o crónico. El dolor agudo es un episodio inmediato, brusco y es típicamente el resultado de artritis, trauma o tensión, fracturas, infecciones, daño interno del órgano o en algunos casos, del cáncer. Aproximadamente la mitad de todos los pacientes con dolor de espalda sufren de dolores agudos causados por un trauma o una lesión, y normalmente son el resultado de una contusión, un desgarramiento muscular o una torcedura de la articulación. Por otro lado, el dolor crónico dura generalmente un plazo largo de tiempo, sin alivio, y es causado por una lesión o un daño a la columna vertebral o al área circundante.

Beverly Marzuco, una madre y abuela de 48 años de edad residiendo en St. Louis, sufrió de dolor lumbar por más de 10 años antes de que se identificara la causa. El dolor era tan intenso que la obligaron a dejar su trabajo y finalmente, ya no podía realizar ninguna de las actividades diarias como vestirse, ducharse o ponerse los zapatos sin la ayuda de su marido. Ella fue vista por nueve médicos diferentes, pero ninguno pudo identificar la causa de su dolor. A Beverly la tildaron de “hipocondríaca” y le aconsejaron que “aprendiera a vivir con el dolor.” Ella se frustró tanto que llegó hasta considerar el suicidio. Finalmente, Beverly fue en búsqueda de un tratamiento con un cirujano ortopédico que la diagnosticó con un disco dañado. Ella tuvo una operación para fundir o “soldar” los huesos en su columna vertebral que eran la causa de su problema, y hoy está trabajando y disfrutando de una vida sin dolor.

Además de la cirugía, se pueden recomendar una variedad de tratamientos para el dolor lumbar, dependiendo de la severidad y la causa del dolor. Generalmente, a los pacientes con dolores menores, se les prescribe descanso, aplicaciones de hielo/calor, meditación o ejercicios livianos. Para los dolores más severos y constantes, se recomienda con frecuencia, medicación oral o inyecciones epidurales de esteroides o medicaciones anti inflamatorias potentes administradas en el canal de la columna vertebral para reducir el dolor y la inflamación. Si estos tratamientos no ofrecen alivio en un plazo de dos a tres meses, se debe considerar la cirugía. Beverly Marzuco tuvo una cirugía de fusión vertebral que es un procedimiento común para los pacientes con discos dañados.

Hasta recientemente, los procedimientos de fusión vertebral requerían dos cirugías—una para sacar algo del hueso de la cadera del paciente y otra para implantarlo en la columna vertebral. Sin embargo, recientemente se está ofreciendo una proteína diseñada genéticamente llamada INFUSE Bone Graft (Injerto de Hueso) para la cirugía de fusión vertebral que elimina la necesidad de quitar hueso de la cadera.

La personas con dolor lumbar severo --sobre todo si dura más de dos semanas --deben consultar al médico o concertar una cita con un cirujano ortopédico o un especialista de la columna vertebral para evaluar la causa del dolor. Además, se debe consultar inmediatamente al médico si se sufre de un dolor que recrudece al estornudar o toser, o que va acompañado de entumecimiento o se irrada a las piernas y a las nalgas, causando un dolor que provoca problemas urinarios o causa dificultad para dormir.

Si el dolor lumbar no es tratado debidamente puede tener consecuencias físicas y emocionales serias. Puede encontrar información adicional sobre las causas del dolor lumbar, de las opciones de tratamiento y sobre expertos médicos visitando a www.back.com en el Internet.

Por cortesía de ARA Content
E-mail: info@aracontent.com.

¿Quieres opinar sobre este tema? Visita nuestro Foro.
Nuevos artículos
Publicidad





Mauricio Luque Hola.

Me llamo Mauricio Luque y soy el responsable de que este witio web funcione.
Si tienes alguna queja o quieres hacer alguna propuesta o sugerencia, ponte en contacto conmigo a través de la página "Contactar" de este sitio web o a través de mi perfil en Facebook haciendo click aquí.
Gracias, por lo pronto, por visitar estas páginas.