.

¿Qué tiene de extraordinario el orégano? Casi todos hemos comido alimentos que lo contienen, o lo hemos espolvoreado sobre la pizza, sin estar al corriente de sus poderes curativos. En un estudio comparativo, el orégano encabeza la lista de hierbas aromáticas curativas. Según el Dr. Shiow Y Wang, bioquímico y líder en la investigación sobre las propiedades curativas de las plantas, las hierbas pertenecientes a la familia del orégano ejercen el mayor efecto antioxidante en el reino vegetal. En general, el orégano tiene hasta 20 veces más contenido en antioxidantes que las demás hierbas estudiadas.

En un cálculo del peso por gramo, el orégano y otras hierbas de la familia han superado a la mayoría de frutas y verduras en su acción antioxidante. El orégano tiene 42 veces más antioxidantes que las manzanas, 30 veces más que las patatas, 12 veces más que las naranjas y 4 veces más que los arándanos.

Espere: no corra hacia la despensa todavía: la forma del orégano que proporciona más beneficios para la salud es el aceite de orégano. Gracias a uno de los poderosos componentes de la planta, el carvacrol, su aceite puede combatir un amplio rango de infecciones y una variedad de hongos. Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre el aceite de orégano, descubriéndose que es ayuda en los tratamientos para dolencias como la indigestión, la candidiasis (producidas por un hongo del tipo de las levaduras), diarreas, tensión nerviosa, picaduras de insectos, dolor de dientes, dolor de oídos, reumatismo y bronquitis (principalmente por sus efectos antiespasmódicos), entre otros desórdenes.

El orégano es tan beneficioso que incluso se han publicado libros sobre él. El Dr. Cass Ingram reveló las virtudes de esta hierba en su libro La cura está en la alacena: Cómo usar el orégano para mejorar la salud. El Dr. Ingram observó que “el orégano silvestre es una verdadera fuente de minerales naturales; contiene una densidad en minerales que rivaliza con cualquier otro alimento”. El orégano silvestre contiene altos niveles de calcio, magnesio, zinc, hierro, potasio, cobre, boro y manganeso. También contiene vitaminas C y A (betacaroteno) y niacina. Todo ésto convierte al aceite de orégano en un importante suplemento para tratar micosis internas y externas, incluído el pie de atleta. Ciertas enfermedades de la piel como la psoriasis y el eczema disminuyen considerablemente al tratarlas con dicho aceite. Ingram explica que este maravilloso descubrimiento “destruye toda clase de hongos y levaduras, sin imporar dónde se hayan instalado”.

El mercado ofrece actualmente una gran variedad de suplementos de orégano, pero tenga cuidado con su contenido. Para ser efectivo, el aceite debe ser elaborado con orégano silvestre, crecido en la montaña y libre de productos químicos y pesticidas. También debe estar emulsionado en otro aceite portador como el aceite de oliva extra virgen. El orégano verdadero sólo crece en terrenos y bajo climas muy específicos y no se puede obtener en casa, incluso si se plantaran las semillas adecuadas.

Si desea probar los beneficios de este maravilloso producto, consulte a su herbolario de confianza, que le informará sobre sus cualidades.