Parásitos: Los hay externos e internos. Pueden obstruir los conductos orgánicos, ingerir el alimento del animal, alimentarse con tejidos y sangre del perro, suministrar toxinas al organismo del can, destrucción…