“Lo mejor del verano es que puedo jugar todo el día con mis amigos del barrio. Éso… ¡y que no voy al cole por tres meses!”, dice Alberto, de once…