.

Hay que atajar los sentimientos negativos del temor y la ansiedad antes de le sobrepasen a uno. A continuación facilitamos algunas pistas sobre cómo afrontar este delicado período de vida en su vida.

Sólo es dinero.

Ahora probablemente es lo último que quiere escuchar, pero es cierto. Si el único problema que tiene en la vida es la escased de dinero, entonces es usted un afortunado.

Perder dinero no es como perder a un ser querido, o que le diagnostiquen a uno una enfermedad terminal. Los problemas económicos tienen solución.

Tener deudas

Aceptar la responsabilidad.

Su comportamiento consumista es, en parte, responsable de que se haya creado el problema financiero. Así que deje de culpar a las tarjetas de crédito o a las entidades bancarias por hacerle la vida imposible, pobre desgraciado, indefensa víctima… El responsable es usted. Y ese sencillo acto de aceptación de la responsabilidad le dará coraje y le sugerirá el camino adecuado a seguir.

Deje de gastar.

Cuando se está tirando tierra en el propio tejado, la primera cosa que hay que hacer es…dejar de tirárnosla. ¿Obvio? Puede, pero cuando alguien cae en cuenta del lío que supone una deuda seria, casi se podría decir que el mecanismo natural es la negación. Y consecuencia común de la negación es continuar gastando y pidiendo prestado más dinero. Simplemente, deje de hacerlo.

Haga pedazos sus tarjetas de crédito y no se preocupe, sobrevivirá sin ellas.

Y recuerde que usted necesita exactamente 4 cosas en esta vida: comida, agua , qué vestir (lo básico), y techo. Considere el resto un auténtico lujo.

No se es lo que se tiene.

Desgraciadamente, actualmente el dinero nos posiciona socialmente. Es fácil llegar a pensar que el valor personal depende del valor de la cuenta bancaria que uno tenga.

¡Bobadas!, es usted un indivíduo único e irrepetible , lleno de cualidades que le hacen especial. ¡Es usted maravilloso, genial!, y su carácter y personalidad no son para nada producto del dinero que tenga o haya tenido.

Además, ¿importa realmente lo que la gente opine de usted?. Bueno, eso depende de que entienda por «la gente». Ocurre con mucha frecuencia que nos cruzamos en la calle con conocidos, o con completos extraños, que admiran el traje de moda que llevamos puesto…O la vendedora del centro comercial que nos intenta vender una joya cara…¿Son estas personas realmente importantes para usted?. Por supuesto que no. Concéntrese en los seres queridos, los seres cercanos a usted, los que realmente importan. Los verdaderos amigos y la familia no nos juzgan por nuestras propiedades.

Aproveche la oportunidad.

Los problemas que surgen en la vida son tremendas oportunidades para crecer como personas, simplemente haciéndoles frente. Pregúntese a sí mismo qué es lo que puede aprender de estar endeudado. ¿Es realmente una situación angustiosa?, en cuyo caso, ¿es tan malo descubrir lo que significa ser un ser humano?

Quizá esté recibiendo una lección de humildad, y empiece a valorar la importancia de los demás seres humanos.

Y si ha perdido usted su trabajo, lo cual suele causar a su vez problemas de solvencia, intente enfocarlo como una oportunidad para empezar de cero. ¿Qué le gustaría hacer realmente en esta vida, en lugar de dedicarse sólo a ganar dinero?

Como habrá usted notado a estas alturas, tener deudas no es tan terrible.

Visto como una oportunidad de superación personal, puede ser el punto de inflexión en el camino para los que desean ser realmente «ricos».