.

Supongo que a estas alturas de la vida, habrás oído hablar del yoga y de los beneficios que esta práctica milenaria reporta al cuerpo y la mente de quienes la practican. Si te has planteado empezar a practicarlo, nosotros te daremos algunas razones más para que se despejen todas tus dudas.

Empezaré afirmando que, el yoga, practicado todos los días, conduce a una vida más larga y sana. Esto es debido a que el yoga se basa fundamentalmente en la circulación energética de los cuerpos. De esta forma, comienza a correr por nuestro organismo un flujo de energía que provoca bienestar y nos mantiene fuertes y sanos.

Los expertos en esta técnica, señalan que uno de los fundamentos del yoga es mejorar la respiración, a medida que se realizan los ejercicios. Si al realizar alguna de las posturas siente algún malestar, puede solucionarlo concentrando su mente en el área de la tensión, respirando profundamente, y enviando energía hacia ese punto. De esta forma, se pueden aliviar todas las dolencias que se experimenten en las complejas posturas del yoga. Sólo hay que concentrarse.

No se exagera cuando se dice que la práctica del yoga cambia la vida de las personas. Las posturas ayudan a tomarse de otra forma situaciones de la vida cotidiana, tanto en el plano físico como en el psicológico: levantarse de la cama, disminuir la tensión durante el día y ayudar a conciliar el sueño durante la noche. Debido al ritmo frenético que llevan muchas personas a causa del trabajo, los niños, etc, no es de extrañar que el yoga se haya vuelto tan popular. Es la mejor manera de desconectar y encontrar un poco de paz interior.

Las personas que hacen yoga son facilmente reconocibles por su tranquilidad y templanza a la hora de enfrentarse a las cosas. Están relajados en el trabajo, no dicuten, no se ponen nerviosos si llegan tarde a algún sitio o si alguien discute con ellos. Y si realizan algún otro deporte, lo hacen con menor esfuerzo. De igual manera se recuperan de una lesión ya que el yoga acondiciona el cuerpo entero. Sabe escuchar a su cuerpo, y no forzarlo en las situaciones que pudieran ser dañosas para él.

Además, aumenta la fortaleza del cuerpo, y retrasa el envejecimiento. Los músculos se vuelven más elásticos y aumentan su tonicidad. En general, el aspecto estético es mejor.

El yoga te invita a vivir la vida de otra forma, más relajada y entregada donde se combinan con total armonía el cuerpo, la mente y el espíritu.