.

Se ha averiguado que, al menos la mitad de las personas que sufren daño cerebral traumático, experimentan una depresión. Esto influirá en la vida diaria del afectado, tanto a corto como a largo plazo. Como miembro de la familia, es difícil saber cómo apoyar a un ser querido en una situación tan delicada como esta.

La familia es la aliada perfecta de un afectado por daño cerebral

Aunque puede ser frustrante el presenciar los ataques y réplicas causadas por el daño cerebral, es muy importante que estés al lado de esa persona. No sólo para administrarle los medicamentos y ayudarlo con los cambios de humor, pérdidas de memoria, etc, si no también para que siga manteniendo las relaciones y se esfuerce por mantener la comunicación. Aún así es normal que se experimente un sentimiento de frustración e, incluso, de desesperación. Es habitual sentirse confundido, herido, enfadado y desesperado de intentar luchar para ayudar a un ser querido que sufre un daño cerebral.

Pero es esencial que el enfermo sienta que tiene el apoyo de su familia. Una vez que el paciente sale de la unidad de cuidados intensivos del hospital, su familia se convierte es su principal sistema de ayuda y, en ocasiones, adquieren papel de médico. Los estudios demuestran que una buena estructura familiar es vital para una buena recuperación, pero los miembros de la familia han de asumir que van a tener que cambiar sus rutinas y adaptarse a la nueva situación.

Cuidado de una persona con daño cerebral: asegúrate que cuentas con apoyo.

Igual de importante que ayudar a un afectado por daño cerebral, es que tú también cuentes con ayuda para hacerlo. Es aconsejable que busques consejo y seais varios para apoyaron los unos a los otros en la dificil tarea de tratar a un enfermo de este tipo. Internet también se covierte en una herramienta muy útil ya que podrás acceder a foros donde encontrarás personas en tu misma situación que te apoyarán y te ayudarán a conocer más aspectos sobre este nuevo papel que te ha tocado asumir. Puede parecer un poco egoista el preocuparte por tí cuando es un miembro de tu familia, pero es un hecho que tendrás que enfrentarte a situaciones duras, de las que serás totalmente consciente, por lo que es importante estar preparada.