.

Los seres humanos son sociales por naturaleza. El desarrollo personal y afectivo de los seres humanos no resulta completo si el yo no se proyecta y se referencia en el grupo. Y es que necesitamos a los demás para ser nosotros mismos, para evolucionar, para madurar, para crecer.

Los otros lo forman la familia, los extraños, los desconocidos con los que nos relacionamos en el trabajo y a cualquier nivel, los otros son por supuesto también los amigos. Cultivar la amistad, cuidarla y hacer amigos es una manera de desarrollar nuestro lado más social, de encontrar apoyos, comprensión y estímulo entre gentes elegidas que no son de nuestra sangre.

Sin embargo, muchas personas tienen dificultades para hacer amigos. La soledad, el vacío que algunas personas perciben a su alrededor, no resulta cubierto por amistades satisfactorias porque, en lo personal, surgen inconvenientes para ganar amigos. Muchos de esos inconvenientes están relacionados con las propias inseguridades y con la falta de decisión personal.

Unas veces el nivel de relación no pasa de la categoría de conocidos por timidez, por falta de autoestima, por no tener esa motivación, por estar ocupados y por no dedicarle el tiempo que merece entablar un nivel de relación y de intimidad, que, como decíamos, todos necesitamos.

Los amigos son espejos en los que mirarnos con confianza y son más importantes de lo que se imagina. Ignorar esa realidad nos cierra puertas para encontrar satisfacciones y ese acomodo espiritual que llamamos felicidad.

 

 

Para esos casos, para las situaciones en las que no resulta fácil hacer amigos, vamos a dar algunos consejos, tan sencillos, como útiles. De usted depende hacerlos suyos para ganar amigos ¿Se atreve con ellos? Si la respuesta es sí, vamos allá.

– Ábrase: Una persona abierta es candidata a dejarse conocer. Esa apertura a mostrarse como uno es la mejor manera para que los demás confíen en nosotros, y, a su vez, se abran. La confianza es la base para hacer amigos.

– Entidades: Si su problema es que no dispone de tiempo, vea cuánto puede utilizar para relacionarse y evalúe aquello que más le gusta hacer. En Internet, hay cientos de entidades, clubes, asociaciones, peñas de amigos que realizan esas actividades que a usted tanto le gustan.

Unirse a gente que disfruta de lo mismo que usted es un primer paso para conseguir amigos que entiendan su punto de vista vital.

– Converse: Hablar es una forma de crear puentes entre las personas, comunicarnos puede llevarnos a mostrar cómo somos y a revelar nuestras necesidades. Es una parte del abrirse al que nos referíamos más arriba, pero algo más concreto. De lo que se trata es de vencer la timidez y verbalizar lo que somos y lo que deseamos.

– Salir. Si se queda en casa, si hace lo mismo que hace siempre de forma rutinaria, obtendrá los mismos resultados. ‘Cambiar el chip’, frecuentar otros ambientes, acomodar horarios distintos, puede llevarle a encontrar a gente diferente en lugares distintos con los que entablar una amistad y ganar amigos.

Haga su propio mapa, trace sus rutas, pero cambie, para encontrar amigos. Siempre merece la pena.

Amigos, más allá de la sangre.