.

Una vez que somos conscientes de padecer una baja autoestima y hemos decidido abordar la situación, lo más recomendable es elaborar un plan de superación personal, es decir, plantearnos las cosas que no nos gustan de nosotros y que queremos cambiar para sentirnos mejor. Así dicho, parece fácil pero sabemos que no lo es tanto, por lo que vamos a ayudarte con un método que te hará verlo un poco más sencillo.

Ante todo, debes establecer una meta concreta y factible.

Seguidamente, saber cuáles son las cosas que debes hacer para lograr es meta.

Cuando ya las sepas, es preciso ordenarlas. Esto te creará menos estrés.

Lanzarte a por ello analizando los éxitos y progresos que vayas haciendo.


El establecerte una meta es algo primordial porque es lo que motivará cada progreso que hagas y hará que también te levantes si te caes por el camino. pero, a la hora de ponerte una meta debes de ser sincero y consecuente contigo mismo. No puedes elegir una meta que no sea realista o factible porque lo más seguro es que no la consigas y eso te frustre más. Otra cosa importante en relación a la meta es que debe ser algo que de verdad queramos o hayamos querido conseguir siempre, no un capricho.

Una meta u objetivo te la tienes que imponer tú, de nada servirá que te la impongan de fuera porque no tendrás motivación para alcanzarla.

Reflexiona sobre los progreso que realizas cada día para su consecución. Eso te ayudará y no te agobies porque al principio sea lento porque poco a poco irá mejor.

Como todos sabemos, para conseguir una meta es necesario cumplir unas tareas. Lo primero es identificar cuáles son, lo segundo, pensar en cuánto tiempo nos llevará el conseguir cumplirlas y, como he dicho antes, no te preocupes si al principio te cuesta más. Lo importante es valorar cada esfuerzo que hagas.

Pero, como cualquier buen trabajo, requiere orden, por lo que no te lances sin establecer un plan ordenado de ataque. Además, tú mismo te darás cuenta de que, planificando y ordenando las coss, es todo mucho más fácil porque se ve más claro.

Pues con todo esto, ahora sólo te queda ponerte en marcha. Ánimo y recuerda: orden y motivación.

¡Buena suerte!