.

Las velas de sombra (o toldos vela) dan a las terrazas un toque veraniego (y hasta marinero) difícil de obtener de otro modo. Además tienen un “funcionamiento” más simple que los toldos tradicionales por lo que son más fáciles de instalar y, en general, bastante menos costosos.

Si te decides a instalar una vela de sombra, es muy importante que tengas en cuenta estas ideas que tienes a continuación y que te permitirán disfrutar de tu toldo vela durante muchas temporadas.

Antes de empezar

Hay algunos factores importantes que debe tener en cuenta antes de comenzar. ¡Vamos allá!

Determinar los puntos de fijación correctos

Una vez que haya identificado la ubicación de su toldo, es importante determinar los puntos de fijación más adecuados para las esquinas. Algunos de estos puntos de fijación ya podrían existir si antes hubo allí una pérgola, una verja grande o algo parecido.

Esta etapa de la instalación es crítica. Debe asegurarse de que todos los puntos de fijación sean estructuralmente sólidos y, si no está seguro, pida asesoramiento a un constructor o albañil. Como su propio nombre indica, las velas de sombra pueden ser empujadas por el viento con mucha fuerza por lo que la instalación debe hacerse pensando no sólo en el propio peso de la vela en reposo sino en la fuerza que una racha de viento puede ejercer en las sujeciones, tensores, cuerdas, etc..

Licencia de obras

Como se trata de un elemento flexible y temporal, no es necesaria la licencia de obras para instalar un toldo vela pero sí será necesaria si decide añadir un poste de ladrillos o sobreelevar algún muro o, en definitiva, hacer una obra por pequeña que sea.

Selección de los accesorios de fijación

Existe una amplia gama de accesorios de fijación disponibles en el mercado pero lo más sensato es seguir las instrucciones que suelen acompañar los toldos y, si no es así,  preguntar en la ferretería local cuáles son las fijaciones más habituales en la zona; en la costa, por ejemplo, algunas fijaciones de hierro no resisten la humedad.

Igual ocurre con la cuerda. Si no está incluida en su compra, elija cuerdas que le garanticen una resistencia prolongada a la intemperie o incluso cadenas metálicas con tratamientos específicos.

Puntos de fijación

Éste es el punto más importante de la instalación. Con unas buenas fijaciones todo lo demás ya se irá resolviendo o ajustando pero si la vela no está bien sujeta, vamos a tener más problemas que satisfacciones.

En la fachada

Si tiene la intención de fijar su vela de sombra en la fachada, utilice una platina con varios tornillos en vez de una sola sujeción grande.

En un árbol.

Si el tronco del árbol es inferior a 15 centímetros, va a acabar teniendo problemas. Las sujeciones a los árboles deben hacerse con cuerdas protegidas, de manera que no puedan llegar a incrustarse en la corteza y dañar el propio árbol.

Postes

Si va a utilizar postes de madera, cómprelos de madera tratada para intemperie y tenga también en cuenta que a los metálicos tendrá que darle el tratamiento correspondiente (si no los compra ya galvanizados o pintados).

Calcule la base, la fijación del poste como para soportar los tirones que va a recibir de la vela, previnendo especialmente la tensión hacie el centro del toldo.

Instalación

Ya está casi todo hecho, ahora queda lo más sencillo pero lo más emocionante.

Conecte los accesorios de fijación (que necesariamente deben venir incluidos con su toldo) a los puntos de montaje. Asegúrese de que todas las conexiones estén orientadas hacia el centro de la vela y que estén firmemente aseguradas.

Cuando comience a tensar la vela hágalo por partes en cada una de las esquinas; no tense una a tope y luego la siguiente. Deje de tensar cuando la vela del toldo esté rígida con poco o ningún pliegue. Los tensores y el propio toldo se irán ajustando de modo natural durante los días siguientes a la instalación por lo que es absolutamente normal tener que volver a tensarlo. Es más, es casi mejor no tensar demasiado la primera vez y dejar que todo vaya cayendo en su sitio por su propio peso a base de pequños ajustes durante varios días.

Y eso es todo, ahora sólo falta colocar su butaca o su tumbona favorita… y a disfrutar.