.

En el año 2008, la tarifa de discriminación horaria pasó a sustituir a lo que se venía conociendo como tarifa nocturna, si bien una y otra no son completamente equivalentes. La tarifa de discriminación horaria divide el día en horas valle, en las que el precio del kWh es más barato, y horas punta, en las que es un 30% más caro. La tarifa nocturna abarcaba menos horas que esta última.

A la hora de contratar un servicio de electricidad, la tarifa de acceso a elegir vendrá determinada por la potencia contratada. Las tarifas 2.0 y 2.1, que son las que tiene la mayoría de la gente, dan a elegir un precio de la electricidad igual a todas las horas del día, o bien una tarifa de discriminación horaria.

Esta última ofrece dos posibilidades a su vez: que la electricidad se facture en esos dos períodos, o bien en tres períodos, de los cuales, el tercero sería el tramo comprendido entre la 1 y las 7 de la mañana. Una tarifa minoritaria aún, y pensada sobre todo para la recarga de vehículos eléctricos.

Las tarifas vienen marcadas por la demanda de los usuarios

Según la portavoz de Unión Renovables, estas tarifas existen por “una cuestión de demanda”. Esta entidad engloba a 17 cooperativas de ámbito municipal y regional que comercializan electricidad limpia a sus más de 25.000 socios. En palabras de esta experta: “El sistema eléctrico necesita fomentar el uso de la producción de energía también en este periodo de caída de demanda y la mejor forma es incentivar el consumo bajando el precio en los peajes, que en este periodo es un 95% inferior”.

Una opción que permite que el cliente decida sobre su propio ahorro

Hay comercializadoras de energía que ofrecen servicios como el Servicio Optimiza de Enérgya VM, donde el cliente puede decidir su propio ahorro, prestando especial atención a aquellos tramos horarios en los que concentra su consumo. El usuario obtendrá una mayor bonificación, cuanto mayor sea su consumo en las horas valle, pudiendo ahorrarse hasta 90 euros al año si concentra más del 25% de su consumo eléctrico en horas valle.

Una vez que se activan estos servicios, el cliente será comunicado de ello en la factura que corresponda, y año tras año, se le indicará en la factura el importe del resultado de la bonificación. Normalmente la empresa gestiona los trámites con la distribuidora de la zona, sin que sea necesario realizar ningún desembolso por el cambio de tarifa.

Pásate a la discriminación horaria sin ningún coste para ti

Esta alternativa permite actualizar la tarifa de acceso a otra con discriminación horaria, sin ningún coste. El usuario tan solo tiene que contar con un contador inteligente, para que la compañía gestione el cambio directamente con la distribuidora. Si por el contrario dispone de un contador de luz tradicional, la empresa coordinará el cambio de tarifa con la distribuidora.

Puede darse el caso de que la empresa distribuidora de la zona deba realizar algún ajuste en el contador del usuario. De ser así, la compañía asumirá los gastos del cambio y realizará la gestión, sin que el cliente tenga que hacer desembolso alguno.