.

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)
El 5 por ciento de españoles sufre el denominado síndrome del escaparate, caracterizado por la aparición de dolor o molestias en las extremidades inferiores al caminar o al realizar ejercicio físico, según informó hoy el presidente de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, Fernando Vaquero.
La sensación de este tipo de molestias, especialmente en las pantorrillas, desaparece cuando la persona se detiene, pero reaparece al rato de volver a andar. De ahí, el nombre de síndrome del escaparate.
“Las personas que la padecen sienten la necesidad repentina de detenerse para evitar el dolor y se dice que disimulan observando los escaparates”, señaló este especialista, en el marco del 50 Congreso de la Sociedad de Angiología y Cirugía Vascular que se celebra en Sitges (Barcelona).
Se calcula que entre el 2 y el 4 por ciento de personas mayores de 50 años sufren este síntoma, alteración que aumenta según la edad. Así, entre el 5 y el 6 por ciento de mayores de 65 años se ven aquejados por el síndrome del escaparate, mientras que afecta al 10 por ciento de la población mayor de 70 años.
Según Vaquero, es “muy difícil” precisar “con exactitud” el número de personas afectadas por esta dolencia, ya que está “poco diagnosticada”. “Muchas personas la padecen pero lo suelen achacar a la edad”, por lo que “no acuden al médico” y “no se detecta”, según este experto.
PROBLEMAS VASCULARES.
El síndrome del escaparate o la claudicación intermitente es un síntoma de problemas vasculares. Así, supone la manifestación más frecuente de la arterioesclerosis en las piernas o del endurecimiento de las arterias.
Esta obstrucción de las arterias se debe principalmente a las placas de colesterol que entorpecen la circulación de la sangre, lo que impide que el oxígeno que circula por la arteria pueda llegar al músculo.
Al andar, los músculos de las personas que sufren esta alteración realizan un esfuerzo diez veces mayor que cuando están en reposo, razón por la cual “los afectados sienten este dolor cuando están en movimiento y se sienten aliviados cuando dejan de moverse”, según Vaquero.
AFECTA A MAS HOMBRES QUE MUJERES.
La distancia a partir de la cual estas personas empiezan a sentir molestias en sus extremidades inferiores varía en función del grado de arterioesclerosis, del ritmo de marcha o de la inclinación del terreno. “Algunos pueden llegar a recorrer 300 metros sin problemas mientras que otros sólo logran caminar 100 metros”, señaló.
Las principales causas de esta enfermedad, que afecta a más hombres que mujeres, son el sedentarismo, provocado por la falta de ejercicio físico, el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión, la obesidad o el colesterol.