.

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)
Unas 1.140 personas están a la espera de recibir un órgano para someterse a un trasplante en Catalunya, según datos facilitados hoy por el subdirector general del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) de la Generalitat, Enric Agustí, en un acto de celebración del Día Nacional del Donante.
Los hospitales catalanes cuentan actualmente con una lista de 929 personas que esperan recibir un nuevo riñón, mientras que el número de trasplantes que los especialistas prevén realizar este año en Catalunya es de 434 intervenciones.
Respecto a los trasplantes hepáticos, actualmente hay 99 personas que esperan un hígado, demanda inferior a las 208 intervenciones de este tipo que los centros sanitarios catalanes pronostican realizar a lo largo de este año.
La lista de espera para someterse a un trasplante de corazón es de 30 personas, mientras que la previsión de los hospitales de Catalunya es llegar a superar los 49 trasplantes durante este año, superando así los 47 que se realizaron en 2003.
Un total de 49 personas están a la espera de ser trasplantados del pulmón, mientras que la previsión de intervenciones de este tipo para esta año en Catalunya de 26 operaciones de este tipo, por encima de los 24 trasplantes pulmonares del año pasado y por debajo de los 36 que se realizaron en 2002.
Otros 39 catalanes esperan recibir un nuevo pancreas, demanda que supera los 13 trasplantes de este órgano que prevén realizar los hospitales catalanes a lo largo de este año.
Desde el pasado mes de enero hasta mayo, Catalunya ha obtenido un total de 100 donaciones, cifra que se mantiene estable respecto al mismo periodo del año anterior. En estos primeros cinco meses, se han realizado un total de 181 trasplantamentos renales, consiguiendo el récord “más importante” de los últimos 5 años, según Agustí.
El número de trasplantes hepáticos fueron 79 y los trasplantes de corazón, 23. Los hospitales catalanes realizaron 15 trasplantes pulmonares en estos primeros meses del año, mientras que las operaciones para implantar un nuevo páncreas fueron sólo dos, por debajo de los 13 del mismo periodo de 2003.
Catalunya continúa encabezando la tasa de donación mundial, con 35,9 donaciones por millón de habitantes, superando así la media española que se sitúa en las 33,9 donaciones por millón de habitantes y la de otros países como Francia, con una tasa de 20 donaciones, o de Estados Unidos, con 21,5 donaciones.
GELI PIDE ANTICIPAR LA DECISION.
Ante un auditorio formado por personas de varias organizaciones de trasplantados, La consellera de Salud, Marina Geli, destacó el “orgullo” que supone esta situación y destacó “la excelencia” de los equipos que realizan trasplantes de órganos en Catalunya.
Sin embargo, aseguró que “todavía son necesarios más órganos”, por lo que pidió a la población que “anticipe esta decisión” y “no deje esta posible opción tan díficil de tomar en manos de sus familiares”. “En caso de fallecer, los familiares deben decidir si dan o no los órganos, en un momento de mucho sufrimiento”, añadió.
“DAR VIDA A OTROS PUEDE COMPENSAR LA MUERTE DEL HIJO”.
La nota más emotiva del acto la pusó un matrimonio de Molins de Rei (Barcelona) que decidió donar los órganos de su hijo pequeño, Jordi, que falleció hace 14 años en un accidente de moto mientras volvía de El Masnou, de visitar a su novia.
Tras una semana de hospitalización en el Clínic “la doctora nos dijo con lágrimas en los ojos que estaba clínicamente muerto y nosotros decidimos dar los órganos de nuestro hijo”, explicó hoy Maite Raventós.
“Los órganos de nuestro hijo dieron vida a cinco personas” y “su corazón fue trasplantado a un joven de 28 años de Santander”, señaló el padre, Pere Madurell. “Esto es una inyección de moral, que aunque no supera la angustía de perder un hijo te puede compensar”, añadió.
FALTAN CAMPAÑAS PARA PROMOVER LA DONACION.
Por su parte, la vicepresidenta de la Asociación de Trasplantados de Catalunya, Rosa María Pamies, lamentó “la falta de campañas de sensibilización para promover la donación de órganos en Catalunya”. “Falta información, especialmente entre la población joven, para que se hagan donantes”, añadió.
Al finalizar el acto, Pamies se acercó al matrimonio de Molins de Rei para agradecerles en nombre de todos los trasplantados su decisión. “No sé quien es el donante del corazón que tengo trasplantado pero yo os doy las gracias”, aseguró.