.

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)
El jefe del servicio de Medicina Interna de Enfermedades Óseas de la Fundación Jiménez Díaz, Manuel Díaz Curiel, afirma que la vertebroplastia, «la inyección en la vértebra de un cemento biológico, provoca un aumento de la consistencia del hueso y libera el dolor a los que sufren osteoporosis en más de un ochenta por ciento de los casos».
En declaraciones a Europa Press Televisión, explicó que esta técnica sólo se puede aplicar a «personas que sufren aplastamiento vertebral o fractura por osteoporosis», al tiempo que recordó que «la osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una disminución en la resistencia del hueso, lo que implica el desarrollo de fracturas».
Asimismo, puntualizó que «esta fractura vertebral a veces es asintómatica y el propio enfermo no tiene conciencia hasta que aparece en una radiología, pero muchas otras veces implica dolor». Díaz Curiel recalcó también que es «en los casos de dolor mantenido durante un periodo de tiempo cuando es indicado usar las técnicas de vertebroplastia y cifoplastia».
En este punto, explicó que la cifoplastia es una técnica más compleja que consiste en inyectar un balón dentro de la vértebra, hincharlo y luego poner en él el cemento». Además, recordó que la «vertebroplastia fue introducida en la Fundación Jiménez Díaz de una manera pionera, fundamntalmente llevada por el doctor Pérez Higueras, del departamento de neuroradiología, que es el que más experiencia tiene en ese sentido»
El doctor reconoció que estas técnicas tienen unos costes económicos muy elevados, debido sobre todo a que hay que llevarlas a cabo «en un centro especializado, en un departamiento de neuro radiología o traumatología de cadera, que son los que más hacen estas técnicas». Asimismo, insistió en que no todos aquellos que sufran osteoporosis pueden someterse a estas técnicas, reservadas a quienes padezcan «fracturas vertebrales que mantienen el dolor durante un tiempo», y agregó que, además, «hay que hacer una resonancia previa para estudiar la conveniencia».
40.000 FRACTURAS DE CADERA AL AÑO
Díaz Curiel aportó una serie de datos que demuestran la importante incidencia de la osteoporosis, sobre todo en las personas de avanzada edad. Así, señaló que «cerca de dos millones y medio de mujeres y más de 500.000 hombres tienen osteoporosis, resistencia de los huesos disminuida, y en muchos de ellos aparecen fracturas».
Además, «un treinta por ciento de las mujeres de más de cincuenta años van a tener algún tipo de fractura durante su vida». «En España hay cerca de 40.000 fracturas de cadera al año y se calcula que un quincepor ciento de la población mayor de cincuenta años tendrán un tipo de aplastamiento vertebral», destacó.
Para concluir, recalcó que esta «es una enfermedad que hay que prevenir», sobre todo mediante «una dieta adecuada con un importante de lacteos, que es donde hay más lacteos, realizando ejercicio físico, evitando tóxicos para el hueso, fundamentalmente tabaco, y evitando el encamamiento prolongado». A partir de cierta edad recomendó que se realicen ciertas pruebas de diagnóstico para determinar la cantidad de hueso que tiene una persona y, «si está bajo, tomar decisiones terapeuticas».