.

LUXEMBURGO, 2 (EUROPAPRESS)
La ministra de Sanidad, Elena Salgado, anunció hoy que su departamento pretende prohibir fumar en los centros laborales a finales de 2005. La prohibición se impondrá gradualmente, con un pacto con las organizaciones sindicales y con los empresarios, “de manera que haya un gran acuerdo en el sentido que no se pueda fumar en los lugares de trabajo”.
El ministerio de Sanidad está “revitalizando” las conversaciones con los agentes sociales, y confía que en el mes de octubre ya se habrá llegado a un acuerdo y se habrán hecho “las mínimas inversiones necesarias” para que los espacios destinados a los fumadores en los lugares de trabajo “estén efectivamente separados de resto y no contaminen el aire que respiran las personas que no desean fumar”, explicó Elena Salgado a la entrada del Consejo de Sanidad que se celebra hoy en Luxemburgo.
“La lucha contra el tabaquismo tiene que ser una lucha enérgica”, agregó, aunque no quiso concretar si el gobierno subirá también los impuestos especiales sobre el tabaco. “Tenemos que cumplir lo que está escrito en nuestro programa, que es decir que no vamos a aumentar la presión fiscal. Este es el marco en el que deben contemplarse las medidas impositivas, y es el ministro de economía quien debe acomodarse a estas pautas”, explicó.
Elena Salgado no descartó que en un futuro la prohibición de fumar se extienda a todos los lugares públicos, incluidos bares y restaurantes, como ha ocurrido en Irlanda y en Suecia, pero anunció que la prioridad del gobierno está ahora en los centros de trabajo. “Nos parece que es por donde se debe comenzar, entre otras razones porque uno no puede abandonar su lugar de trabajo”. “En un sitio de ocio se tiene una mínima libertad de movimiento”, concluyó.