.

Las pérdidas directas por robos y errores de gestión ascienden a 1.500 millones de euros anuales
MADRID, 4 (EUROPA PRESS)
Los españoles pagan un 70% más de media en el precio final de los productos del sector de la distribución comercial por los costes de los hurtos y los errores administrativos que derivan en la pérdida de artículos, lo que supone unos 4.200 millones de euros anuales, según un estudio del IESE elaborado sobre datos de AECOC presentado hoy.
En España, las pérdidas directas por los robos y los errores de gestión de productos en los establecimientos comerciales ascienden a 1.500 millones de euros, lo que significa el 1,25% de la facturación de la distribución comercial y el 0,2% del Producto Interior Bruto (PIB).
A estas pérdidas se suman los costes indirectos, entre los que destacan los gastos de seguridad para prevenir la pérdida desconocida, que se elevan a 4.500 millones de euros, impacto que “tiende a aumentar el precio de los productos”, según el informe.
Los productos de droguería y perfumería son los que más desaparecen de los establecimientos comerciales en España, seguidos de los productos de alimentación envasada, de frescos y de bazar y textil.
En el 72% de los casos, los productos que desaparecen son robados, por empleados y personal de la tienda (44%) y por personas ajenas al local (28%), mientras que en el 28% restante de los casos los productos desaparecen por errores administrativos.
El estudio sostiene que el hurto interno afecta sobre todo a los grandes almacenes, seguidos de hipermercados y supermercados, por la aglomeración de clientes y los sistemas de venta, que presentan mayor facilidad para el robo que los comercios tradicionales.
ESPAÑA, POR ENCIMA DE LA MEDIA.
Estos datos sitúan a España por encima de la media del índice europeo de pérdida desconocida, liderado por Gran Bretaña, Noruega, Grecia y Francia, frente a Suiza, Austria, Suecia, Dinamarca y Alemania, que se encuentran en el polo opuesto del ranking.
Dentro de los sectores productivos, el comercio detallista y la distribución mayorista son los sectores más afectados por la pérdida oculta, que en Europa supone un coste de 30.300 millones de euros, ligeramente por debajo de Estados Unidos, con 31.000 millones de dólares.
Por otra parte, los comercios especializados y con una oferta controlada de productos, como zapatería, electrónica, informática, música y video, presentan los menores índices de pérdida oculta del sector comercial.
Los autores del estudio, los profesores José Luis Nueno y Pedro Videla destacaron que los costes globales de la pérdida desconocida sobre todos los eslabones de la cadena de distribución “superan los que se derivarían de la reducción del mínimo de apertura de los establecimientos desde 90 a 72 horas semanales”.