.

BERLIN, 10 (del enviado especial de EUROPA PRESS Ildefonso González)
El ejercicio físico con regularidad, la reducción del sobrepeso y el uso del paracetamol son, a día de hoy, los medios más idóneos para tratar la artrosis de cadera, según se desprende de la primera guía específica sobre este tipo de enfermedad hecha pública hoy en Berlín por la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR en sus siglas en inglés).
El objetivo de las nuevas recomendaciones de EULAR es ayudar a todos los médicos involucrados en el cuidado de los enfermos de artrosis de cadera (reumatólogos, cirujanos ortopédicos, fisioterapeutas y profesionales de medicina general) con el fin de mejorar la atención que ofrecen a los pacientes. El grupo de expertos que ha elaborado la guía estaba formado por 18 expertos de 14 países europeos, entre ellos los españoles Gabriel Herrero y Emilio Martín-Mola.
Según sus conclusiones, el tratamiento óptimo para este tipo de artrosis requiere el empleo de terapias farmacológicas y no farmacológicas a largo plazo. La terapia no farmacológica debería incluir un mayor conocimiento por parte del paciente de los factores que agraven la enfermedad, el ejercicio, el uso de aparatos ortopédicos (como bastones o planillas) y medidas para la reducción del sobrepeso, en caso de obesidad o sobrepeso.
Además, gracias a su eficacia y seguridad, el paracetamol en dosis de hasta cuatro gramos al día ha sido elegido por EULAR como analgésico de primera elección y como fármaco oral preferido para para el tratamiento a largo plazo del dolor provocado por la artrosis de cadera, según explicó en rueda de prensa Klaus-Peter Gúnther, profesor del Departamento de Cirugía Ortopédica de la Universidad de Dresde (Alemania).
De hecho, el EULAR propone dar prioridad al tratamiento farmacológico con este analgésico antes de recurrir a antiinflamatorios no esteroides (AINE) y analgésicos opiáceos, ya que el grado de inflamación en la artrosis es muy ligero y, cuando se manifiesta, es de forma secundaria al proceso de la enfermedad y no un factor desencadenante.
Las diez recomendaciones de la Liga se publicarán en la revista médica «Annals of the Rheumatic Diseases». La artrosis es la enfermedad más común y una de las principales causas de incapacidad crónica entre las personas de la tercera edad. Después de la rodilla, la cadera es la segunda articulación más afectada por esta enfermedad. De hecho, la prevalencia de la artrosis de cadera oscila entre el 3 y el 1 por ciento de la población, con más de 35 años, de los países occidentales; su incidencia en España es de unos 800.000 casos.
Los factores que favorecen la posibilidad de desarrollar artrosis son los actividades que supongan un estrés importante para la cadera y un contacto excesivo con la articulación, pero también la obesidad, el sedentarismo y el envejecimiento. Sin embargo, también puede afectar a personas jóvenes, aunque, en estos casos, se trata de artrosis secundarias, como consecuencia de diaplasias de cadera, malformaciones congénitas o traumatismos.
La artrosis de cadera es una enfermedad altamente dolorosa e incapacitante que está determinada por numerosos factores de riesgo, los cuales pueden estar relacionados con la constitución de la persona y su situación o con factores biomecánicos concretos. Los factores genéticos también desempeñan un papel importante en la aparición de la artrosis.