.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)
El primer Tren del Vino salió esta mañana de la estación de Madrid-Chamartín con destino Aranda de Duero, en una iniciativa que pretende dar un impulso «dinámico» al sector vinícola español que ha de afrontar la tendencia actual en la que el consumidor tiende a consumir menos cantidad pero de más calidad.
Esta iniciativa organizada por el club de vinos Vinoselección con motivo de la celebración en toda España del Día del Vino, propone un completo plan de actividades durante el viaje. Según explicó el director de proyectos de Vinoselección, Carlo Galinberti, el objetivo es «ofrecer una imagen más dinámica del sector, y demostrar que el vino puede ser divertido, lúdico y hacer más feliz».
Entre otras cosas, los cerca de 180 viajeros de este particular tren podrán seguir las charlas y conferencias de expertos y gente aficionada al vino que contará cual ha sido su «historia de amor» con el vino, degustar platos de gastronomía creativa regados con los mejores vinos y cavas del país y aprender a combinarlos -el denominado maridaje-, o probar suerte en el taller sensorial.
«ANALFABETOS» EN LA CULTURA DEL VINO
Esta actividad, que viene realizando el club desde hace tiempo, consiste en sentarse ante una determinada fragancia sin mirar a que producto corresponde, e intentar adivinarla. En su experiencia, Galiberti ha podido comprobar cómo resulta difícil identificar determinados olores cotidianos como la canela, la vainilla, el plátano o el chocolate.
«Somos bastante analfabetos en este sentido, por lo que hay que educar al olfato si se quiere llegar a ser un buen catador», dijo. En una copa de vino pueden estar presentes hasta 3.600 aromas diferentes, y cuantos más sean capaces de identificarse, «más se disfruta». Por ejemplo, el pimiento verde es reconocible en los vinos de la zona del Mediterráneo, especialmente en los tintos.
En Aranda de Duero, los invitados visitarán las cuevas de unos 8 kilómetros que recorren toda la zona antigua de la ciudad, el museo de Peñafiel y disfrutarán de una comida con productos típicos de Burgos en una de las bodegas más antiguas y más representativas de la ribera del Duero, Torremilanos.