.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)
Los dos elementos que más preocupan a las personas mayores son la salud y la dependencia, según las conclusiones obtenidas en el XLVI Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), en el que se puso de manifiesto que la promoción de la salud es vital para prevenir la dependencia, que en España asciende a 1,6 millones de personas.
Tras cuatro días de desarrollo y bajo el lema «La prevención de la dependencia, una labor de todos», se llegó a la conclusión de que el ejercicio, la dieta saludable, evitar hábitos nocivos, una adecuada actividad mental y relaciones sociales activas son los pilares fundamentales que ayudarán al individuo a mejorar su salud.
Para bajar la tasa de dependencia, desde el punto de vista administrativo, es necesario disponer de una asistencia sanitaria especializada en geriatría en los hospitales y de un adecuado desarrollo de cobertura psicosocial a las personas mayores. La SEGG opina que disminuir la dependencia debe ser uno de los principales objetivos de las políticas estatales y comunitarias.
Asímismo, pone de manifiesto que, una vez establecida la dependencia, es necesaria una atención adecuada, integral y de calidad de las personas dependientes, siendo necesaria una ley de dependencia y que el mayor reto de la SEGG actualmente es conseguir que las personas mayores no sean dependientes.