.

Firma un convenio con Cruz Roja y Caritas para compartir su dispositivo asistencial, con un presupuesto de 562.164 euros
MADRID, 16 (EUROPA PRESS)
El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales firmó hoy un acuerdo de colaboración con el IMSERSO, la Federación Española de Municipios y Provincias, Cruz Roja y Caritas Española que, entre otras actuaciones, contempla la intervención domiciliaria, en caso de que este verano se produzca una nueva ola de calor, para atender a la población más vulnerable, especialmente ancianos, dependientes y enfermos crónicos.
Este convenio se sitúa en el marco del Plan nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud, que ha diseñado el Gobierno, ante la posibilidad de que se vuelva a repetir la situación meteorológica del año pasado, que provocó miles de muertos en toda Europa.
El presupuesto total estimado para la ejecución del convenio firmado hoy en el Ministerio de Asuntos Sociales asciende a 562.164 euros, que será financiado de manera conjunta por todas las entidades firmantes.
Las actuaciones que contempla el convenio están dirigidas principalmente a la prevención. Así, se divulgará información a los profesionales y usuarios de los servicios sociosanitarios (centros de salud y de día, residencias de ancianos, etcétera) sobre las medidas diseñadas por el Ministerio de Sanidad.
En el caso de Cruz Roja, se contará con 18 centros de día 13 residencias y sus más de 900 asambleas locales. Por su parte, Cáritas aportará red de 68 parroquias diocesanas, 586 residencias y cerca de 1.000 voluntarios.
ACTUACIÓN DOMICILIARIA
El plan está pensado especialmente para los cerca de 1,5 millones de personas que, según cálculos especiales, están en una situación de especial vulnerabilidad, como los ancianos que viven solos, así como las personas con dependencia grave y severa. A todas ellas habría que añadir la población indigente y los enfermos con enfermedades crónicas, como cardiovasculares o respiratorias, que pueden verse agravadas por las altas temperaturas.
Según explicó la titular de Asuntos Sociales, Amparo Valcarce, el dispositivo prevé «la prestación de atención personalizada en aquellas situaciones que precisen de una intervención para prevenir riesgos de salud.
En este sentido, se dispondrá del centro de Coordinación de Cruz Roja y una línea telefónica gratuita (902 22 22 92) para los casos que requieran atención domiciliaria, que será prestada por el personal voluntario y los profesionales de esta organización y de Cáritas.
NIVELES DE ACTUACIÓN
El protocolo contra la ola de calor aprobado por el Gobierno y que entró en vigor el pasado 1 de junio contempla dos niveles de actuación. El primero (nivel amarillo) se activa en el caso de que el Servicio Nacional de Metereología detecte la ola de calor (exceso de temperaturas durante más de tres días). A partir de ese momento se activa la red asistencial a disposición de todas las comunidades autónomas.
El nivel segundo (rojo) se activará si la situación se agrava. En este caso, la Comisión Interministerial establecerá las medidas de emergencia que se consideren apropiadas para disminuir los impactos sanitarios sobre la población. Estas medidas estarán amparadas por las leyes sanitarias, y podrá ser solicitada la participación de los servicios de Protección Civil y de todos los medios de los que dispone el Gobierno y las Comunidades Autónomas en estos casos.