.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)
El Grupo Parlamentario de Convergencia i Unió (CiU) defenderá mañana en el Pleno del Congreso una proposición de Ley para reducir de doce a ocho el mínimo anual de días festivos o domingos de apertura de los locales comerciales, propuesta que el PSOE incluyó en su programa electoral. De este modo, forzará a los socialistas a tomar posición en esta materia, después de haberse escuchado en el Gobierno distintas posiciones al respecto.
La sesión plenaria de mañana servirá para sondear si finalmente el partido que sustenta al Gobierno apuesta por cumplir su promesa electoral, acorde con la que plantea CiU, tal como viene defendiendo el propio ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla. No sucede lo mismo con vicepresidente segundo, Pedro Solbes, partidario de dejar dicha regulación tal como ésta, es decir, con la legislación actual del PP que fija en 12 el número mínimo de días festivos de apertura comercial.
De votar en contra o abstenerse, el PSOE remarcaría en cierta medida las diferencias surgidas en torno a este tema en el interior del Gabite de Gobierno. Algo que le ha valido al PP como argumento para lanzar varias críticas contra el Ejecutivo socialista, pues han sido varios los dirigentes «populares» que han pedido una «única voz» por parte del Gobierno en esta materia.
No obstante, en fuentes parlamentarias se indicó a Europa Press que las tres formaciones del tripartito catalán, socialistas, ERC e ICV podrían decantarse por rechazar la iniciativa de CiU argumentando que la Generalitat ya trabaja con 8 festivos como días mínimos de apertura comercial y juzgan preferible que este asunto se negociara bilateralmente en lugar de fijar un marco estatal.
Los socialistas incluían dicha reducción de los festivos de apertura en su programa electoral, junto con el compromiso de avanzar concertadamente con el conjunto del sector en la flexibilidad de los horarios comerciales, eliminando el mínimo de 90 horas de apertura semanal.
PROPUESTA DE CIU
En concreto, los nacionalistas catalanes reclaman en su iniciativa parlamentaria la derogación del decreto del año 2000 aprobado con el PP y recuperar la situación fijada en la Ley de Comercio Minorista de 1996, que habilita a las comunidades autónomas a que establezcan un número de aperturas en festivos respetado un mínimo de ocho anuales, frente a los 12 días actuales.
Para el grupo parlamentario liderado por Josep Antonio Durán i Lleida, el decreto aprobado para la liberalización de horarios del PP amplia de forma «notable» la capacidad para declarar la apertura de los comercios en domingos y festivos y supone, en su opinión, una ruptura «unilateral» en una materia «muy sensible» para los ciudadanos.
De hecho, el Parlamento autonómico de Cataluña y la Generalitat catalana cuando CiU estaba en el Gobierno autonómico recurrieron ante el Tribunal Constitucional dicho decreto, que en ambos casos fue admitido por el TC en octubre de 2000.
Además, el Constitucional hizo lo propio admitiendo los recursos presentados por el mismo asunto por el Parlamento de Navarra, además de los gobiernos socialistas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Principado de Asturias y el Gobierno de progreso de Baleares que encabezaba Josep Antich.
Ello apunta a la posibilidad de que, una vez el PSOE ejerza en el Gobierno, modifique o bien derogue, como propone CiU, el artículo 43 del Real Decreto del año 2000 relativa a los horarios comerciales.
OTRAS MEDIDAS DE CIU
Los nacionalistas catalanes quieren fijar el mínimo de apertura semanal a 72 horas laborables, en vez de las 90 horas actuales, y dejar a las comunidades autónomas la potestad de determinar los domingos o días festivos en qué, con un mínimo de ochos días, podrán permanecer abiertos los comercios. Igualmente, deja en manos de las CC.AA. el establecimiento del sistema sancionador aplicable a las infracciones a la normativa que dicten en relación con los calendarios y horarios comerciales.
No obstante, precisan que los establecimientos de venta de pastelería y repostería, pan, platos preparados, prensa, combustible y carburantes, floristería y plantas, así como las instaladas en puntos fronterizos o de afluencia turística podrán autorregularse para determinar los días y horas en que permanecerán abiertos al público en todo el territorio del Estado.
En este paquete también se incluyen las tiendas de «conveniencia» (entendidas por aquellas con una extensión útil no superior a 500 metros cuadrados que permanezcan abiertas al público 18 horas al día de venta de libros, regales o vídeos, entre otros artículos) así como aquellas instaladas en estaciones y medios de transporte terrestre, marítimo y aéreo.
PROMESAS ELECTORALES DEL PSOE
Por otro lado, entre las propuestas electorales socialistas en este ámbito de comercio figura también la puesta en marcha de planes de formación y ayudas a la incorporación de nuevas tecnologías, apostando por un comercio moderno y profesionalizado, generador de riqueza y vertebrador de ciudades y pueblos.
Incremento en la peatonalización de núcleos comerciales situados en los centros urbanos es otra de sus propuestas, así como el estímulo a la agrupación de los pequeños comerciantes mediante la creación de centrales de compra.