.

TOLEDO, 22 (EUROPA PRESS)
El Hospital Nacional de Parapléjicos advirtió hoy a los bañistas sobre los peligros de lesión medular por zambullidas, ya que la imprudencia en una piscina, en el río o en el mar puede tener consecuencias indeseables como una lesión medular. Según los datos actualizados del Hospital Nacional de Parapléjicos, las zambullidas son la causa aproximadamente del 5 por ciento del total de este tipo de lesiones en los últimos cinco años.
La llegada del verano y de las vacaciones trae consigo también un incremento de la práctica de los deportes relacionados con el agua. Por eso, un año más, el Hospital Nacional de Parapléjicos informa a los ciudadanos sobre los peligros que puede acarrear una inadecuada zambullidas.
Durante el año 2003, informa la Junta, el Hospital Nacional de Parapléjicos, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha tratado 12 casos de lesiones medulares por esta causa frente a un total de 6 casos en el año anterior. El principal motivo que arroja estas cifras se debe a que algunos bañistas no tienen conciencia del peligro que puede suponer sumergirse en el agua de forma inadecuada.
Según los profesionales del Servicio de Rehabilitación y del Servicio de Medicina Interna de este centro sanitario, estos accidentes se pueden prevenir siguiendo unas normas de sentido común y promoviendo una mayor concienciación de los ciudadanos sobre los riesgos que suponen las zambullidas. Según estos expertos, es una imprudencia y una temeridad tirarse de cabeza en un paraje desconocido en lugar de sumergirse lentamente y con precaución.
Por eso, hay que tener en cuenta la profundidad de una piscina, un río o el mar y la altura desde la que uno se sumerge es otro punto importante para evitar las lesiones medulares. Además, el bañista ha de sumergirse con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo el cuello y la cabeza.
Por otra parte, los profesionales sanitarios del Hospital Nacional de Parapléjicos insisten en que en caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de columna y avisar a un profesional para que realice el traslado. En ningún caso se debe trasladar al lesionado en un vehículo utilitario.
JÓVENES, PRINCIPALES VÍCTIMAS
El perfil de los pacientes que sufren este tipo de lesiones es el de una persona joven –entre el 80 y el 90 por ciento de los lesionados medulares por zambullida tienen edades que oscilan entre los 15 y 25 años–, en su mayoría varones –4 de cada 5–, que presentan una luxación o fractura a nivel de las vértebras del cuello, lo que provoca una lesión alta o tetraplejia.
El coste social y familiar de estos accidentes es enorme por lo que los profesionales de este centro insisten en un mensaje preventivo que merecerá la pena con que sólo sirva para evitar uno de estos casos.
El Hospital Nacional de Parapléjicos es el único centro en el que el paciente con lesión medular recibe un tratamiento integral, primero como agudo y posteriormente en toda la asistencia rehabilitadota. Dicho centro, con capacidad para más de 200 lesionados medulares, dispone de una estructura arquitectónica adecuada que facilita los movimientos de los pacientes.