.

Varios expertos destacan el importante aumento experimentado en la prevalencia de estos trastornos en los últimos 20 años
SANTANDER, 24 (EUROPA PRESS)
Unas 90.000 personas padecen actualmente algún tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en España, uno de los países que, según aseveraron hoy varios expertos reunidos en la Universiodad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ha experimentado un mayor aumento en la prevalencia de este tipo de trastornos durante los últimos 20 años.
Según indicaron Luis Abreu (jefe de sección del Servicio Gastroenterología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid) , José Luis Calleja e Isabel Vera (jefes aduntos del citado servicio) así como Salvador Peña (jefe del Laboratorio de Inmunogenética del Vrije Universiteit Medical Centre de Amsterdam), quienes participan estos días en el encuentro sobre «Enfermedad inflamatoria intestinal» de la UIMP, los últimos datos oficiales sobre esta patología, recogidos en 1980, se habrían quedado «obsoletos».
En este sentido, a día de hoy la cifra de 5-15 enfermos de enfermedades intestinales por cada 100.000 habitantes registrada en 1980 podría haberse incrementado hasta 200, de modo que España «ya ha igualado los niveles de incidencia de otros países europeos», dijo el jefe de sección del Servicio Gastroenterología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.
Los especialistas explicaron que la enfermedad inflamatoria intestinal, que afecta principalmente a gente joven «incluso adolescentes», se caracteriza por «molestos síntomas» que «disminuyen la calidad de vida de una manera significativa». Como ejemplo de estas molestias citaron la diarrea, los dolres abdominales o la fiebre, entre otras.
Por ello, abogaron por abordar el estudio y tratamiento de esta enfermedad desde una perspectiva multidisciplinar mediante unidades hospitalarias que agrupen a profesionales no sólo gastrointestinales, sino también de la psicología, la genética, o la enfermería. En relación con esta idea, reclamaron a la Administración una mayor dotación de recursos materiales y humanos para la puesta en marcha de servicios de este tipo en centros de toda España.
Asimismo, consideraron que los principales retos que se plantea la investigación de estas patologías se centran en el diseño a corto plazo de fármacos «que sean lo más eficaces y menos tóxicos posible» pues, según comentaron, en la actualidad casi ningún compuesto cumple estas premisas a la vez. Igualmente, apuntaron a la necesidad de que la investigación europea preste «mayor atención y recursos» para la definición de las causas de estas enfermedades inflamatorias intestinales, actualmente poco conocidas.
Por su parte, Vera apostó por la «cautela» a la hora de recurrir a la cirugía para curar estas patologías ya que, según reiteró, principalmente se dan en personas «muy jóvenes» en las que la extirpación del colon y el recto puede derivar en trastornos. «Una operación de este tipo supone una modificación muy importante en la vida del enfermo», apostilló así.