.

ALICANTE, 29 (EUROPA PRESS)
Las altas temperaturas registradas en gran parte del sur de España se deben a una llegada de aire tropical que se mantendrá hasta el próximo jueves, 1 de julio, y a partir del viernes se espera un descenso de las temperaturas entre 4 y 5 grados, según informó hoy el director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina.
El experto explicó que esta masa de aire tropical denominada «dorsal de aire» entró el pasado sábado, 26 de junio, y se centró en la mitad sur de la Península llegando a tener entre 33 y 34 grados en el litoral y temperaturas mayores en poblaciones del interior de la Comunidad Valenciana, si bien matizó que «de esas temperaturas no vamos a pasar, por lo que no hay que alarmar a la sociedad».
En declaraciones a Europa Press, Olcina precisó que a partir del viernes las temperaturas descenderán entre 4 y 5 grados y señaló que esta situación durará durante todo el fin de semana, a la vez que aclaró que las altas temperaturas registradas no son debidas «a una ola de calor como la que tuvimos el pasado año, sino a un golpe de calor».
Al respecto, sostuvo que este verano, según los estudios realizados, no será tan caluroso como el pasado año y se prevé que los primeros días de julio no haga tanto calor con respecto al mismo periodo de tiempo que en 2003, ya que, dijo, «el pasado año el verano empezó muy temprano y se prolongó hasta mediados de agosto».
Según el director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, «no sabemos si se prolongará el verano este año, pero la diferencia con respecto al pasado año es que aunque las temperaturas diurnas está resultando altas, las noches no son tan calurosas, y eso ya es una noticia tranquilizadora».
Asimismo, indicó que la gente durante estos días debería evitar las exposiciones directas al sol y beber mucha agua. A su juicio, «no debemos alarmarnos porque ahora esté haciendo mucho calor, ya que el verano no será tan caluroso como el pasado año».