.

SEVILLA, 1 (EUROPA PRESS)

El 80 por ciento del daño solar en la piel se produce antes de los 20 años de edad, si bien la radiación solar se va acumulando con el tiempo y, con ésta, el riesgo de melanoma, según sostienen distintos expertos en melanoma reunidos hoy en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, espacio en el que se están revisando los temas tratados en el congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO).

Según advirtieron estos expertos, las radiaciones solares pueden poner en marcha la transformación de los melanocitos –células pigmentadas de la piel– que den lugar a melanoma, por lo que acosejan extremar las precauciones en la infancia y adolescencia. En este punto, el jefe del Servicio de Oncología del Virgen del Rocío, José Andrés Moreno Nogueira, señaló que las personas que han sufrido más de dos quemaduras solares con ampollas antes de los 18 años tienen más riesgo de sufrir melanoma, al igual que las que tienen antecedentes familiares.

Asimismo, Moreno Nogueira apuntó que en los últimos 50 años la incidencia del melanoma maligno «se ha multiplicado por 15 y seguirá haciéndolo durante décadas». En cuanto a la incidencia de melanoma en Andalucía, destacó que en la comunidad autónoma se registran unos 600 casos anuales.

Entre las causas de este incremento se encuentran, a su juicio, «la aún escasa concienciación a la hora de protegerse frente al sol, además del debilitamiento de la capa de ozono». Además, el hecho de que el melanoma no aparezca hasta años después de la exposición a los rayos ultravioleta «influye en la falta de concienciación», añadió este experto, al tiempo que aclaró en las mujeres suele aparecer entre los 40 y los 49 años y en los hombres entre los 50 y 59.

Igualmente, sostuvo que la detección precoz temprana del melanoma permite que entre un 90 a un 95 por ciento de los pacientes consiga curarse, mientras que en las fases avanzadas, «sólo el 22 por ciento vive diez años después de haber sido intervenido».

En cuanto al tratamiento del melanoma no metastático, el jefe del Servicio de Oncología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, Enrique Aranda, apuntó que «la mejor opción es la extirpación del tumor, siempre que éste sea localizado y no haya infiltrado a otros órganos».

Uno de los avances que ha permitido que la intervención sea más selectiva es, según Aranda, la biopsia del ganglio centinela, que consiste en la inyección de un contraste radioactivo y la detección del primer ganglio de drenaje.