.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 3 (EUROPA PRESS/IDEA PRESS)

Las intoxicaciones, las picaduras de insectos y las actividades en el hogar son factores de riesgo que afectan a la salud de los niños durante el verano, que es cuando los menores pasan más tiempo en sus casas, según informa la consejería de Sanidad a través de una nota de prensa.

Por esta razón, Sanidad aconseja que en verano los niños beban bastante agua, eviten el consumo de bebidas frías y respeten el tiempo de digestión.

Los insectos abundan sobre todo en lugares donde hay aguas empozadas, en los estanques, charcas y donde se encuentran los animales. En las ciudades proliferan, fundamentalmente, los mosquitos y suelen ser más activos durante la noche. Por ello, conviene colocar aparatos repelentes en la habitación donde duerme el niño.

Las picaduras de los insectos pueden provocar reacciones alérgicas o de otro tipo, por lo que antes de llevar a los niños al campo o a lugares donde pueda haber insectos, se aconseja aplicar un repelente por todo el cuerpo, sobre todo en las partes que no quedan cubiertas por ropa. Si una picadura provoca una reacción anormal lo mejor es acudir al médico.

El verano es la estación en que la deshidratación y las intoxicaciones alimentarias son más frecuentes. Los niños deben beber bastante agua, preferentemente embotellada y fresca. En todo caso, se debe evitar el consumo de bebidas muy frías y no es recomendable someterse a cambios muy bruscos de temperatura y respetar el tiempo de la digestión.

En cuanto a las comidas, se recomienda llevarlas preparadas de casa y elaboradas con ingredientes que no se contaminen fácilmente, Es aconsejable evitar los preparados con huevo y las mayonesas, entre otros. Los alimentos deben estar siempre a la sombra y en recipientes que les aporten frescura. También debe extremarse el cuidado en el lavado de las frutas y las hortalizas, procurando no consumir estos productos en crudo fuera de casa.

Como en vacaciones el niño pasa la mayor parte del tiempo en casa, hay que prestar especial atención a los accidentes domésticos y las intoxicaciones por ingestión de productos tóxicos tales como detergentes, lejías o medicamentos.

Para estos casos, tiene a su disposición su centro de salud o ambulatorio, los servicios habituales de emergencia, los puntos de atención continuada y, si se trata de algo muy grave, cuenta con la inmediatez del 1-1-2.

Para todas las situaciones es necesario tener en cuenta el consejo del personal sanitario sobre medidas preventivas eficaces, pero también son importantes la información continuada y la educación encaminada a mejorar los hábitos de comportamiento.