.

BRUSELAS, 8 (EUROPA PRESS)

Los españoles otorgan una buena calificación al sistema de salud público, al otorgarle 6,7 puntos sobre 10, siete décimas por encima de la media europea, según una encuesta publicada hoy por el centro de investigaciones sueco Red Estocolmo.

«Impacientes por el cambio» es el resultado de una encuesta realizada a 8.000 ciudadanos de siete países europeos (República Checa, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Suecia y España), que muestra el temor de estos ciudadanos a la pérdida de la calidad de los servicios de salud en sus respectivos países de no producirse una reforma. Este deseo se hace más patente todavía entre la población en edad de trabajar y contribuyente a las arcas de los Estados.

El estudio señala que los holandeses otorgan también un 6,7 a la sanidad de su país, mientras que los franceses son los que dan la nota más alta con un 6,9 por ciento. Por el contrario, los alemanes fueron los pacientes más descontentos, ya que dan un aprobado justo a la sanidad pública, un 5,1. Los británicos cifran en un 5,9 su calificación, los suecos e italianos 5,8 y los checos 5,3.

No obstante, el 84 por ciento de los europeos considera «urgente» la reforma de los sistemas de salud, un porcentaje que desciende al 71 por ciento en el caso de España. Los autores del estudio destacaron que los actuales servicios de salud europeos «funcionan con dificultad ya que disponen de una base de financiación disminuida, debido al envejecimiento de la población y el crecimiento de la movilidad de los trabajadores».

Esta situación, a su juicio, cambiaría la situación tradicional en Europa caracterizada por la existencia de «Estados del bienestar fuertes y basados en la solidaridad social». A esta situación contribuyen también las exigencias crecientes de los pacientes por introducir una tecnología avanzada que resulta muy costosa.

El estudio muestra que más de tres cuartos de los entrevistados creen que los pacientes deberían dar más información sobre sus enfermedades y sobre la calidad del cuidado que los doctores y hospitales suministran. La utilización de las nuevas tecnologías en este sentido supone otra demanda por parte de los pacientes, así el 77 por ciento de la población cree que Internet y otros medios podrían ser usados de forma más amplia.

Cuando los ciudadanos quieren conocer la opinión sobre el buen funcionamiento de la sanidad de su país, el 85 por ciento confesó que los médicos y enfermeras son las fuentes más fidedignas para dar una respuesta a esta cuestión. Un 78 por ciento de los preguntados contestó que la propia experiencia supone la mejor forma de evaluar los servicios sanitarios nacionales. Por el contrario, sólo un 18 por ciento de la población encuestada se fía de lo que los políticos puedan decir a este respecto.

Los datos en España descienden moderadamente con respecto a los resultados globales. Así el 46 por ciento cree que la reforma de los servicios de salud de España debería realizarse de manera urgente y un 35 por ciento considera simplemente que deben introducirse mejoras. Sólo un 14 por ciento de la población encuestada se reconoció satisfecho con el estatus quo actual.