.

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, anunció hoy la creación de un nuevo Observatorio de los Alimentos que estará finalizado el próximo mes de septiembre y analizará los mecanismos de la formación de precios a lo largo de toda la cadena alimentaria para poder incidir en «los elementos distorsionadores» del traslado de precios en origen al consumidor final.

«Lo que estamos haciendo va mucho más allá (del Observatorio actual), para conocer el porqué de la formación de precios», explicó Espinosa, quien asistió a la presentación del anuario de la agricultura familiar de UPA, junto al presidente de la Junta andaluza, Manuel Chaves, y los secretarios generales de UGT y UPA, Cándido Méndez y Lorenzo Ramos, respectivamente.

En el nuevo Observatorio de Precios de los Alimentos participarán los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Industria, Turismo y Comercio, así como la Empresa Nacional Mercasa, con el fin de detectar comportamientos anómalos en la formación de precios y anticipar la contribución de determinados productos alimentarios al IPC con diez o quince días de antelación.

«El Observatorio de precios actual es un reflejo de la situación, que nos da los precios en origen y finales pero no entra en ningún momento a ver qué mecanismos pueden estar influyendo en esa diferencia, y por otra parte tampoco se anticipa a precios futuros», indicó la titular de Agricultura.

Espinosa indicó que aún es pronto para determinar qué alimentos registrarán subidas de precio este verano, después del comportamiento inflacionista de los productos frescos registrado el pasado año, pero adelantó que hay «una serie de productos», entre los que citó al pollo, que «siempre» suben en esta época debido al aumento de la demanda de consumidores y turistas.

En este sentido, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Moraleda, indicó que su Departamento trabajará para acortar los plazos de pago de la industria alimentaria a los productores, de acuerdo a la filosofía del proyecto de Ley de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales aprobado a mediados de junio.

Moraleda se mostró partidario de «equilibrar posiciones en la cadena alimentaria y defender a los eslabones más débiles», al tiempo que reafirmó «el compromiso real del Gobierno en el seguimiento de los mercados», tanto en la formación de precios como en los flujos de oferta y demanda.

UPA: «DIFERENCIA ABISMAL»

Por su parte, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, pidió a la ministra de Agricultura que dote de más transparencia a la formación de precios en la cadena alimentaria, «la asignatura pendiente» de su Departamento. En muchas ocasiones, la diferencia de precios en origen y destino «es abismal y se multiplica por diez», denunció.

«Las frutas y hortalizas no pueden ser un artículo de lujo para los consumidores, mientras los agricultores no son capaces de cubrir los costes en el campo», aseveró Ramos, tras destacar el importante esfuerzo inversor de los productores agrícolas y ganaderos para avanzar en la calidad y seguridad de los alimentos de acuerdo a las exigencias de la UE.

De esta forma exigió al Gobierno que asuma «como propio y prioritario» el objetivo estratégico de favorecer una mayor igualdad en las relaciones entre la producción, la industria y la distribución comercial.