.

El catedrático Rafael Hinojal considera factores claves el entorno familiar, la competitividad y la frustración ante las dificultades

LAREDO, 22 (EUROPA PRESS)

El catedrático de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Oviedo Rafael Hinojal Fonseca, afirmó hoy en Laredo que el primer tramo de edad «verdaderamente sensible» al suicidio es el que abarca de los 15 a los 19 años, fase en la que los jóvenes que acaban con su vida «tienen problemas en todos los entornos, sufren depresión o están en fase de crisis».

El profesor, que intervino en el curso «Depresión y suicidio en la infancia y la adolescencia», que dirige el psicólogo Emilio García Losa dentro de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria, destacó el «incremento alarmante» de los casos de suicidio, que se han convertido ya en la segunda causa de muerte de adolescentes en el mundo occidental, por detrás de los accidentes de tráfico.

Hinojal apuntó que la falta de cariño en el entorno familiar, la necesidad de los adolescentes de llamar la atención de sus padres, la dificultad para encarar situaciones difíciles y las frustraciones ante la imposibilidad de alcanzar los modelos reinantes en una sociedad competitiva «llevan a muchos jóvenes hacia la desesperanza».

Además, el ponente puso énfasis en diferenciar a las familias que apenas se preocupan por el joven y las que lo «enclaustran y sobreprotegen», dos modalidades opuestas que «producen la crisis de separación-individualización del adolescente»:

Según datos manejados por el experto, el suicidio es más frecuente entre los chicos que entre las chicas, si bien éstas son las que protagonizan más intentos de acabar con sus vidas. Los métodos más utilizados por las jóvenes son la precipitación y la intoxicación, mientras que los jóvenes prefieren el estrangulamiento y el ahorcamiento.

Asimismo, el catedrático indicó que las investigaciones arrojan datos significativos sobre el suicidio entre los jóvenes: «Los días de la semana elegidos suelen ser los lunes y los jueves, principalmente en verano y en horas del atardecer o el amanecer».

Por otra parte, Rafael Hinojal abordó durante su ponencia las conductas autolesivas en niños y adolescentes, un comportamiento «mEnos habitual» pero que se caracteriza por intentar llamar la atención de los demás a través de acciones como cortes en el cuerpo o la ingestión de objetos.