.

LONDRES, 24 (EUROPA PRESS)

Tomar el sol puede causar adicción física, según un estudio realizado en Estados Unidos y publicado en el Diario de la Academia de Dermatología de Estados Unidos, según informó la BBC.

Los científicos creen que la exposición a los rayos ultravioleta puede estimular la liberación de sustancias químicas en la sangre que «levantan» el espíritu.

Los investigadores, de la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte, explicaron que ésta puede ser la razón por la cuál muchas personas ignoran el riesgo de cáncer de piel y permanecen durante más tiempo de lo normal bajo el sol.

El estudio analizó a 14 personas con edades comprendidas entre los 16 y los 34 años, que tomaban el sol dos veces por semana. Cada voluntario fue expuesto a 15 minutos de rayos ultravioleta, primero, y 15 minutos en camas solares sin rayos ultravioleta, después. Los científicos no dijeron a los voluntarios en qué camas fueron expuestos a rayos ultravioleta.

Al cabo de unos días pidieron a los voluntaros que escogieran las camas solares que querían utilizar primero. El 94 por ciento escogió aquellas que irradiaban rayos ultravioleta, porque «les hacía sentir bien y les ayudaba a relajarse».

Los investigadores creen que al broncearse el cuerpo libera endorfinas en la corriente sanguínea. Las endorfinas son las mismas sustancias químicas que hacen que uno se «sienta bien» después de hacer ejercicio. Las personas que se broncean con frecuencia pueden desarrollar adicción a este sentimiento de satisfacción inducido.

El jefe de la investigación, Steven Feldman, dijo que creía que «los rayos ultravioleta tiene un efecto en los sentidos que es apreciado por las personas que se broncean». «Creemos que estos efectos de relajación contribuyen al comportamiento de quien toma el sol y puede ayudar a entender por qué muchos se broncean sin tener en cuenta los riesgos que ello conlleva», explicó.

La Asociación Británica de Dermatólogos advierte de que los efectos a largo plazo de tomar el sol incluyen el envejecimiento prematuro, cáncer de piel y aumenta el riesgo de sufrir cataratas.