.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Las muertes por exposición al amianto se han disparado en Estados Unidos desde finales de los años sesenta, alcanzando los 1.500 fallecimiento en 2000, según la investigación publicada por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y recogida por la prensa local, según la cual la tasa de mortalidad seguirá aumentando.

La investigación del CDC cubrió a 125.000 personas fallecidas desde los años sesenta por enfermedades pulmonares relacionadas con la inhalación de fibras o partículas de minerales como el amianto o el carbón.

Así, determinó que en 2000 fallecieron 1.493 personas por cáncer de pulmón relacionado con la exposición al amianto (o asbestosis), utilizado antes de forma generalizada como aislante y como protector ignífugo, frente a las 77 de 1968.

De hecho, en 1998 la cifra de fallecimientos incluso superó a la del «pulmón negro» o neumoconiosis, derivada de la exposición al carbón. Esto puede deberse, en primer lugar, al declive de la minería en la segunda mitad del siglo XX, y también a una mayor sensibilización de las autoridades sanitarias, que antes no contemplaban la exposición al amianto como causa de fallecimiento.

La utilización del amianto en la construcción aumentó notablemente tras la Segunda Guerra Mundial, y se hizo habitual en los setenta y los ochenta, por lo que el CDC considera que durante los diez próximos años la tasa de fallecimientos seguirá aumentando, dado que pueden transcurrir hasta cuarenta años desde la exposición hasta el desarrollo del cáncer.

A finales de los años setenta, el refuerzo de la legislación en Estados Unidos limitó la utilización del amianto, que ahora se utiliza bajo estrictos controles en unos 3.000 productos, como automóviles o en la impermeabilización de cubiertas.