.

Una encuesta muestra que los europeos consagran la mitad de su tiempo libre a ver la televisión

BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)

Las mujeres europeas cocinan, lavan y limpian más que los varones, mientras que estos últimos prefieren dedicarse a la jardinería y al bricolaje cuando se trata de realizar una actividad doméstica, según los datos de una encuesta publicada hoy por la oficina de Estadística de la Comisión Europea, Eurostat, sobre las actividades que ocupan a los europeos fuera de sus puestos de trabajo.

El estudio, que demuestra que los estereotipos siguen a la orden del día, se realizó a personas de entre 20 y 74 años, pertenecientes a nueve países de la Unión Europea (Bélgica, Alemania, Estonia, Francia, Hungría, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Reino Unido) y Noruega. La encuesta muestra que los hombres disponen de más tiempo de ocio que las mujeres. Así, en el caso de los noruegos, la diferencia supone un 3 por ciento más, mientras que los estonios disfrutan de hasta un 24 por ciento más de horas de ocio que sus compatriotas femeninas.

No obstante, la distribución de la jornada completa de ambos sexos no muestra diferencias respecto a las horas de sueño (en torno a unas 8, si bien las francesas duermen más que la media, con un sueño de 8 horas y 38 minutos). Por otro lado, los europeos trabajan una media de entre 5 y 5 horas y media, al tiempo que las mujeres dedican entre 4 y 4 horas y media a realizar una actividad remunerada.

En el resto de la jornada, las aproximadamente 11 horas durante las cuales los europeos ni duermen ni trabajan fuera, las mujeres tienen el récord de más tiempo dedicado a las tareas domésticas. Así, las eslovenas preparan la comida durante casi el 30 por ciento de su tiempo de ocio (el tiempo que se resta al dedicado al trabajo remunerado), mientras que las alemanas consagran a la cocina el 20 por ciento.

Con estos porcentajes no extraña que los eslovenos se coloquen entre los europeos que menos tiempo consagran a preparar los alimentos (un 11 por ciento). En el lado opuesto se sitúan los británicos, que son los hombres que más se entretienen entre los pucheros.

Por otro lado, las francesas son las más ocupadas en la limpieza en general, ya que dedican a esta actividad un 25 por ciento de su tiempo libre, el mismo porcentaje que los hombres finlandeses.

Visiblemente, hacer la colada y planchar constituye una actividad poco practicada por el sector masculino, puesto que sólo le dedican entre un 1 y 3 por ciento de su tiempo libre, cuando las europeas consagran a estas labores entre un 14 y un 11 por ciento.

En cambio, los hombres prefieren irse al supermercado, una actividad a la que destinan entre el 20 y el 10 por ciento de su tiempo libre. No obstante, la jardinería y las reparaciones son las actividades domésticas que más ocupan a los europeos, un 20 por ciento de las horas de ocio, en el caso de los húngaros y eslovenos.

VER LA TELEVISIÓN

Asimismo, ver la televisión constituye la principal actividad que europeos y europeas realizan en su tiempo libre. Húngaros y estonios miran la televisión y el vídeo durante la mitad de sus horas de ocio, mientras que esta proporción se reduce a un tercio en el caso de los noruegos, alemanes y suecos.

El estudio de Eurostat también indica que las mujeres ocupan el 20 por ciento de su tiempo de ocio a las relaciones sociales, un porcentaje que desciende al 15 por ciento en el caso de los hombres. Curiosamente, las mujeres noruegas son las que más tiempo dedican a socializarse, hasta un 34 por ciento, lejos de las estonias, que sólo consagran a esta actividad el 13 por ciento de su tiempo de ocio.

La lectura ocupa un porcentaje importante de las horas libres de los europeos. Así, las finlandesas leen más que la media, durante el 15 por ciento del tiempo que no trabajan, casi como sus compatriotas masculinos que se encuentran entre los mayores lectores.

Las eslovenas y los franceses, sin embargo, figuran entre los más deportistas. Las primeras practican algún deporte durante el 10 por ciento de sus horas de ocio y los segundos, durante el 13. Por ello, las eslovenas se encuentran entre las que más tiempo dedican a descansar, hasta un 11 por ciento, seguidos de sus compatriotas con un 12 por ciento.