.

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL (MADRID), 28 (EUROPA PRESS)

Manuel Guzmán, investigador del departamento de Bioquímica y Biología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), anunció hoy que en el plazo de «unos meses» iniciará un ensayo clínico para probar directamente sobre pacientes los supuestos efectos terapéuticos del cannabis contra el tumor cerebral.

Guzmán participó hoy en un seminario sobre drogas organizado en el marco de los cursos de verano de la UCM en San Lorenzo de El Escorial. Según explicó este proyecto de investigación se llevará a cabo en colaboración con el Hospital Universitario de la Laguna en Tenerife.

Esta investigación se basa en un proyecto iniciado por Guzmán hace seis años dirigido a estudiar la actuación de compuestos presentes en el organismo similares al cannabis y que producen efectos análogos. Los expertos parten de la base de que estas sustancias pueden tener un efecto antitumoral dado los resultados obtenidos en cultivos celulares en laboratorios y en modelos animales.

Además, el equipo de Guzmán tratará de comprobar si esta sustancia ataca de manera exclusiva a la célula tumoral y no a las células sanas del organismo. «Creemos que es una ventaja importante, ay que la mayoría de los agentes quimioterapéuticos que se utilizan hoy en día no son muy selectivos y de hecho, producen efectos secundarios muy graves», dijo.

En este sentido, este experto está preparando el ensayo clínico, concretamente, estudiando las dosis de cannabinoides que se pueden emplear sobre los pacientes y la vía de administración más adecuada. «Calculamos que de aquí a unos meses podamos empezar a tratar pacientes con tumores para ver si hay algún efecto», subraya.

USO LÚDICO Y TERAPÉUTICO

En cualquier caso, Guzmán hace énfasis en distinguir entre el uso terapéutico y el lúdico de esta sustancia. Así, asegura que los derivados del cannabis tienen una serie de aplicaciones paliativas, como la inhibición del vómito en pacientes sometidos a la quimioterapia, la inhibición del dolor y la ansiedad.

Respecto al uso recreativo del cannabis, considera que «atañe más a una serie de decisiones políticas, sociales, e incluso libertades individuales, morales y éticas». «Una persona puede o no hacer con su vida básicamente lo que quiera siempre y cuando dentro de un marco de respeto a los de más y con una información proporcionada», concluye.