.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El consumo de mayonesas y salsas elaboradas con huevo crudo, mariscos y pescados crudos y helados son, junto con la ingestión de agua contaminada, los principales causantes de las intoxicaciones que habitualmente se manifiestan con diarreas que suelen remitir a los 2-3 días y que se cuadrupliquen las visitas al médico en época estival, informó hoy la Sociedad Española de Patología Digestiva.

Los especialistas recomiendan, por tanto, tener especial precaución durante los meses de verano con los alimentos elaborados con salsas que contengan huevo, porque puede contener salmonella y si pasa tiempo desde el momento de la elaboración hasta su consumo, la salmonella se reproduciría rápidamente.

«Hay que tener especial cuidado con los helados que se preparan de forma artesanal, y con la carne poco cocinada (hamburguesas), a través de la cual se puede transmitir la bacteria Eschericia Coli que puede provocar infecciones intestinales», indicó el doctor Ángel Álvarez, médico adjunto del servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. «En el caso del agua, aunque en España no es muy común que esté contaminada, sí que ocurre en países del trópico, América del Sur y América Central y en los países del este de Europa por lo que lo más conveniente es tomar agua mineral embotellada», agregó.

Además, deben tener especial cuidado los sujetos con enfermedades anteriores (pacientes con diabetes o inmunodeprimidos por cualquier causa), que hayan pasado intervenciones quirúrgicas de estómago o intestino y los que estén en tratamiento con antisecretores, así como las mujeres embarazadas, ya que son colectivos más sencibles a las intoxicaciones.

Así, para evitar este tipo de procesos la Sociedad Española de Patología Digestiva recomienda: mantener los alimentos refrigerados en verano y evitar la ingestión de aquéllos que hayan permanecido a temperatura ambiente, tomar mayonesas envasadas, vigilar el consumo de pescados y mariscos crudos, helados artesanales, carnes poco cocinadas, aguas no tratadas y cuidar la higiene de las manos siempre que se vayan a manipular alimentos.

La gastroenteritis es una infección y/o inflamación de la mucosa del estómago y el intestino que se produce por la multiplicación de microorganismos con rapidez y que puede estar causada por virus o por alimentos contaminados o medicamentos. «En realidad, no siempre es necesario acudir al médico por estos procesos. Lo más importante cuando se producen diarreas de este tipo, que habitualmente son procesos benignos y autolimitados, es hidratarse bebiendo agua y seguir al cabo del segundo o tercer día una dieta astringente. No deben tomarse antibióticos ni antidiarreicos sin control del médico, al que sí que hay que consultar si se producen dolores persistentes o aparece fiebre», concluyó el doctor Álvarez.