.

PARIS, 30 (EUROPA PRESS)

El Parlamento francés decidió este jueves prohibir en los colegios las máquinas dispensadoras de bebidas y refrigerios, una medida que se ha convertido en un símbolo de la lucha contra la obesidad. El texto, que adquirirá carácter de ley hoy mismo, también prevé que la promoción por radio y televisión de esos productos vaya acompañada de un mensaje de salud obligatorio.

Según la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos (Afssa), el 10% de los programas vistos por los niños de entre cuatro y diez años contienen anuncios publicitarios que promocionan productos azucarados y achocolatados, golosinas y bebidas con mucho azúcar.

Según los especialistas, la futura ley constituye la primera iniciativa concreta de lucha contra la obesidad, que hace estragos tanto en Francia como en Estados Unidos. Actualmente, 5,3 millones de franceses son obesos y 14,4 millones sufren sobrepeso. Pero lo más grave es que la obesidad infantil ha aumentado 17% en Francia durante los últimos 20 años.