.

VALENCIA, 4 (EUROPA PRESS)

La Unió-COAG señaló hoy que la campaña de verano en los productos hortícolas más representativos del campo valenciano está resultando «ruinosa» para los agricultores al tiempo que explicó que esta situación «no ha influido para nada en la distribución que oferta a los consumidores esos productos a precios que, en algunos casos, se elevan entre un 268 y casi un 800 por cien y que no se corresponden con la realidad que existe en el campo», informaron hoy fuentes de la citada organización agraria.

La Unió explicó que con este tipo de situaciones «se incrementa todavía más el margen de beneficio de intermediarios y distribución que tienen capacidad para bajar el precio de venta al público y continuar así con sus elevados beneficios».

En este sentido el secretario general de La Unió afirmó que «con unos precios tan bajos en el campo sería una oportunidad de oro para la distribución bajar los precios que cobran a los consumidores para incentivar el consumo de estos productos de temporada y beneficiar en última instancia a que los agricultores puedan continuar con este cultivo la próxima temporada».

Según un estudio elaborado por La Unió, que compara precios de hortalizas de temporada (berenjena, pimiento, tomate, melón y sandía) que han sufrido una fuerte crisis en las últimas semanas con los precios que está pagando el consumidor por estos productos, el precio que paga el consumidor puede tener un incremento entre un 268 y casi un 800 por cien en algunos productos.

En este sentido, fuentes de La Unió indicaron que el precio que paga el consumidor por las berenjenas es un 293 por ciento superior al precio que recibe el agricultor y por el tomate paga un 268 por ciento más. Según las mismas fuentes, una situación «más grave» se observa en los precios que paga el consumidor por el pimiento italiano con una diferencia del 788 por ciento, mientras que por el pimiento rojo o verde, el melón y la sandía, la diferencia es del 333 o por ciento, 513 por ciento y 443 por ciento, respectivamente.

Ante esta situación La Unió ve necesaria la creación de un Observatorio de Precios autonómico para tener información sobre en que punto de la cadena agroalimentaria se disparan los márgenes comerciales y poder así actuar sobre él.

El secretario general de La Unió señaló que «la situación de los productores de hortalizas es caótica», pues «a los precios insultantes que actualmente se están pagando las hortalizas en el campo hay que sumarle la grave crisis que ha sufrido el sector este invierno pasado con la helada en la mayor parte de la producción de patata y que la Conselleria de Agricultura no ha tenido la suficiente sensibilidad para contemplar esta incidencia en las Ordenes de ayudas publicadas, y todo ello está provocando la máxima desilusión entre los agricultores, que muchos de ellos están planteándose la posibilidad de abandonar su actividad ante la falta de rentabilidad».