.

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Las diarreas y los vómitos provocados por el calor son la causa más frecuente de deshidratación en niños durante los meses del verano, según informó hoy la Sociedad Española de Nutrición recomendando extremar los cuidados en este sector de población durante los días de ola de calor.

Los expertos recomiendan garantizar a los menores una alimentación equilibrada, el continuo consumo de agua y una correcta higiene en los alimentos, como base para evitar la deshidratación en la época estival. Julia Warnberg, miembro de esta sociedad científica, recuerda que la población infantil, junto con la de mayor edad, es la más susceptible de padecer estos problemas, «por lo que en caso de aparición de estos síntomas siempre es aconsejable acudir al pediatra y seguir sus indicaciones».

La Sociedad Española de Nutrición recuerda que, en caso de deshidratación, es aconsejable dar al niño, en cantidad progresiva, líquidos isotónicos para reincorporar líquidos a la vez que se asegura el aporte de los minerales perdidos.

Además, alimentos como el yogur con fermentos activos ayudan tanto a prevenir, como a paliar los efectos de la diarrea, reconstruyendo la flora bacteriana del intestino. Los alimentos astringentes y fáciles de digerir como arroz, patata y zanahoria, cocidos, caldos suaves con fideos finos, pescado blanco o pollo hervido, pan tostado y plátano maduro, son la mejor opción.

Respecto a la realización de actividades después de comer, cuando se trate de una comida rica en grasas y proteínas, o se vayan a realizar actividades como la natación que requieren un esfuerzo mayor por parte de los niños, la Sociedad Española de Nutrición recomienda esperar como mínimo una hora para evitar incidentes, como los cortes de digestión.