.

JAEN, 5 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora de Organización Agrarias y Ganaderas (COAG) de Jaén realizó hoy un llamamiento a los consumidores para que «extremen la precaución» al comprar hortalizas para evitar que los 3.000 kilos de pimientos tratados con productos nocivos que fueron robados en Bailén lleguen a ser ingeridos.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de COAG-Jaén, Rafael Civantos, explicó que el agricultor que denunció la sustracción de los pimientos tóxicos para el consumo humano, Francisco Alonso, pertenece a dicha organización y se encuentra «muy preocupado» ante la posibilidad de que los pimientos lleguen hasta las manos de los consumidores.

Civantos, que valoró en algo más de 3.000 euros la cantidad de pimientos sustraída, aseguró que el tratamiento con productos fitosanitarios como el «Endosulfan» y el «Clorpirifos» es «totalmente legal» y «de hecho, muy habitual», dado que el efecto nocivo de estos productos desaparece pasados aproximadamente 20 días.

No obstante, Rafael Civantos pidió a los consumidores «que extremen la precaución» a la hora de adquirir hortalizas y aconsejó a la población que «compren pimientos únicamente en establecimientos regularizados que se hayan abastecido de los grandes mayoristas». «Es la única forma de garantizar que los pimientos han pasado por la inspección de la Consejería de Salud y están en perfecto estado», indicó.

Mientras tanto, la Guardia Civil continúa la búsqueda de los 3.000 kilogramos de pimientos desaparecidos en la madrugada del pasado martes en la finca «La Añoreta», ubicada entre Bailén y Linares. De hecho, la Benemérita ha extendido las pesquisas a otras provincias andaluzas como Córdoba o Granada mientras la Subdelegación del Gobierno Central en Jaén alertó a la Delegación del Gobierno en Andalucía y a la Consejería de Salud.