.

ALICANTE, 05 (EUROPA PRESS)

Más del 50 por ciento de las mujeres europeas encuentran dificultades para encontrar calzado adecuado, y entre los problemas más comunes destacan la necesidad de anchos especiales y tallas intermedias, problemas específicos en los pies, escasez de modelos cómodos, descuido estético en el calzado cómodo o modelos poco modernos, según un estudio realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV).

El análisis se ha dirigido a ciudadanas europeas de España, Alemania, Inglaterra y Holanda de entre 40 y 70 años, y según se desprende del estudio, la mayor parte de las encuestadas alega tener dificultades a la hora de encontrar un calzado que cubra dichas necesidades.

Asimismo, las conclusiones del estudio señalan que más del 90 por ciento de los encuestados afirman anteponer la comodidad a la moda a la vez que exgigen un diseño atractivo, lo cual implica «aunar comodidad y estética».

De este modo, los fabricantes se encuentran con un público exigente con el calzado a nivel estético, que demanda a sus zapatos características de comodidad y ajuste para no ver afectada su autonomía y funcionalidad a pesar del paso de los años y los consiguientes problemas en los pies que de ello se generan, explicaron las citadas fuentes.

En cuanto a la frecuencia de compra, según el Instituto de Biomecánica de Valencia, es mayor en las personas más jóvenes, ya que la edad media de quienes compran más de dos pares de zapatos al año es menor que la edad de los que compran dos, uno o menos de uno. Además, en casi todos los países se observa una mayor frecuencia de compra en las mujeres, que en su mayoría compran zapatos dos o más de dos veces al año, mientras la mayor parte de los hombres compran uno o dos pares de zapatos al año.

Sobre el precio medio que pagarían por un par de zapatos existen grandes diferencias entre los países, en España e Inglaterra menos de 45 euros, en Alemania entre 45 y 90 euros y en los Países Bajos entre 90 y 160 euros, mientras el precio máximo sigue una tendencia similar, 50 euros en España, 75 en Inglaterra, 100 en Alemania y entre 113 y 136 en Países Bajos.

Respecto a la opinión que tienen los usuarios de la duración exigible al calzado se observa que los hombres, en general, esperan que los zapatos les duren mucho más tiempo, las mujeres, en cambio, prefieren cambiar de zapatos regularmente.