.

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

El gerente de la Agència de Salut Pública de Barcelona, Joan Guix, informó hoy de que el número de casos de legionela se ha elevado a 13, después de haber detectado esta mañana otros dos afectados, dos hombres de 54 y 55 años.

Guix afirmó que los dos casos son anteriores al 3 de agosto y que en los últimos días no se han detectado nuevos, algo que consideró «positivo» y «una buena noticia», si bien no se atrevió a decir que el brote está controlado y prefirió esperar «10 ó 12» días para confirmarlo. En este sentido, Guix indicó que «nos gusta ser prudentes» y se limitó a decir que «la tónica es buena».

El gerente de la Agència de Salut Pública indicó que «no hay nuevas instalaciones» afectadas por el brote de legionella y dijo que los técnicos continúan rastreando la zona de Vallcarca como medida preventiva, si bien la zona está «desinfectada».

Las muestras de las cuatro torres de refrigeración identificadas en Vallcarca, que son «edificios de utilización pública», están siendo analizadas. Hasta el momento, los técnicos mantienen la hipótesis de que el brote proceda de una de estas torres.

Guix no descartó que puedan aparecer más casos «retrospectivos», es decir, anteriores al 3 de agosto. Los trece afectados, doce de ellos hombres, tienen entre 50 y 83 años y viven o se mueven por la zona de Vallcarca. Nueve de ellos tienen su lugar de residencia en Vallcarca, tres en el Carmel y uno en Nou Barris.

Cinco de los trece afectados están dados de alta, mientras que ocho continúan ingresados, de los que tres se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Guix destacó que sólo uno de los tres ingresados en la UCI, lo está por causa directa relacionada con la legionela.

Guix hizo estas declaraciones tras una reunión de coordinación en el Consorcio Sanitario de Barcelona en la que participaron servicios implicados del Ayuntamiento, la Generalitat, la Vall d»Hebron, la Clíica Delfos y la Agència de Salut Pública de Barcelona.

Los análisis realizados indican que todos los casos detectados hasta ahora comenzaron a mostrar síntomas entre el 20 de julio y el 3 de agosto, por lo que la situación epidemiológica demuestra que «el brote va a la baja», según un comunicado oficial.

La Agència de Salut Pública indica que no es necesario que los residentes del área afectada tomen ningún tipo de medida preventiva porque no han aparecido nuevos casos con posterioridad al 3 de agosto, lo que significa que la posible fuente está inactiva.

EL PP PREGUNTA CUAL ES EL ORIGEN DEL BROTE.

Por otro lado, la portavoz de Sanidad del PP de Catalunya, Angeles Esteller, presentó en el Ayuntamiento una serie de preguntas por escrito en las que pide información sobre cuántas torres han sido registradas y cuál de ellas originó el brote de legionela.

Esteller pregunta también si la torre originaria estaba controlada por la Agència de Salut Pública y qué medidas de control y prevención han llevado a cabo sus titulares. Asimismo, pide información sobre las sanciones impuestas por «no cumplir la normativa» y qué medidas existen para evitar nuevos brotes en la ciudad.