.

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La Coalición de Ciudadanos con Enfermedades Crónicas (CEC), que agrupa a la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados-UDP-, la Liga Reumatológica Española-LIRE-, la Confederación Española de Consumidores y Usuarios-CECU, la Liga Europea de Diabéticos-LED y la Asociación Nacional de Ostomizados e Incontinentes -ANOI, pidió hoy al Gobierno y partidos políticos «un Pacto de Estado que no dé la espalda a los pacientes».

El presidente de este colectivo, José Antonio Herrada, se refirió así a las declaraciones del Ministro de Economía, Pedro Solbes, que la semana pasada propuso un Pacto de Estado sobre Sanidad que aborde los retos del sistema, entre ellos, su financiación.

«La primera reflexión de ese pacto debe ser cuál es el lugar de los pacientes en el sistema sanitario. No es posible un sistema eficaz, y por tanto, menos costoso, sin aprovechar la aportación de los pacientes, su implicación en su propia cura, la necesidad de información que suele generar un importante ahorro de recursos», afirma Herrada.

Herrada también se pregunta cómo se puede hacer sostenible el sistema «sin que pierda calidad y sin merma de los derechos de los usuarios». «Un pacto de Estado no puede ser sólo un acuerdo entre administraciones. Deben verse reflejados los ciudadanos», insiste.

La Coalición y las organizaciones que la conforman resaltan el hecho de que el debate sobre la financiación de la Sanidad y sobre el futuro del sistema «está siendo desorganizado y poco claro». En este sentido, la Coalición pide al Gobierno «claridad y organización» en el debate sanitario.

«Nos encontramos con declaraciones claramente contradictorias sobre lo que debe ser el futuro del sistema sanitario público. Algunos departamentos, como Sanidad, nos dicen que no habrá copago. (…) Otros departamentos, como Economía, proponen soluciones que sí suponen un cambio en el sistema», destaca.

La Coalición, por tanto, espera que a la vuelta del curso político se conozcan «en detalle» los planes del Gobierno sobre el copago y poder manifestarle la posición de los enfermos crónicos, «contraria a cambios en el sistema que no sean consensuados también con usuarios y pacientes de la sanidad pública».